Culiacán, Sinaloa.- El cuerpo del Estado Mayor Presidencial fue sorprendido por una señora de 78 años, quien corrió y logró alcanzar al presidente Felipe Calderón, lo jaló y efusivamente lo abrazó del cuello para agradecerle la edificación de una clínica.

"Ahora sí que me tacleó en la yarda nueve", dijo el Presidente, quien también se sorprendió pues la señora Isabel Alvarado llegó por la parte de atrás de la comitiva.

El Presidente estaba custodiado por más de seis escoltas y rodeado de funcionarios, entre ellos el gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez.

Mientras los políticos recorrían las instalaciones de la nueva unidad de medicina familiar número 55, la señora se escabulló y hasta besó en la mejilla al Primer Mandatario, a quien entregó un folder.

Enseguida, tras reportar el incidente, llegaron más escoltas a vigilar el recorrido del Jefe del Ejecutivo e impidieron que las beneficiarias se acercaran demasiado a Calderón. Generalmente, los escoltas sólo permiten que Calderón Hinojosa salude de beso a las invitadas a los eventos.

Ese no fue el único incidente en Culiacán, una señora que portaba una pancarta se puso enfrente del convoy presidencial. Pedía ayuda al gobernador para ver a sus hijos.

[email protected]