El Senado de la República prevé gastar hasta 16 millones de pesos en la puesta en marcha de un programa de reorganización administrativa desarrollado por el Inegi y que ya adecuaron otras instituciones.

El presidente del Senado, Roberto Gil, adelantó que con esta adecuación del programa del Inegi, la Cámara generaría ahorros, pues diseñar uno propio le costaría al menos 50 millones de pesos y destacó que este programa ya se aplica en otras instituciones con éxito.

Luis Sánchez, vicepresidente de la Cámara, explicó que hay un acuerdo de la Mesa Directiva para que el secretario administrativo, Roberto Figueroa, contrate a una empresa que efectúe las adecuaciones necesarias para la aplicación de ese sistema .

Con este programa se prevé homologar criterios administrativos y mayor rendición de cuentas de cara a las obligaciones de transparencia del Senado. Esto, toda vez que los grupos parlamentarios no le han aprobado a Gil Zuarth su plan de austeridad y rendición de cuentas de los recursos que utilizan los grupos parlamentarios.

El proyecto de austeridad con el que el presidente de la Cámara quería ahorrar aproximadamente 35 millones de pesos al cierre del año incluye eliminar los 20,000 pesos bimestrales que se les da a los legisladores para gastos médicos menores, congelar plazas que se desocupen, restringir las tarjetas IAVE y reducir los viajes internacionales.

Además las bancadas tienen un proyecto para homologar criterios y transparentar el uso de los recursos públicos que se les destinan.

[email protected]