Las Comisiones Unidas de Hacienda y Crédito Público de Estudios Legislativos Segunda de la Cámara de Senadores aprobaron sin cambios los tres dictámenes enviados por la Cámara de Diputados. Partidos de la oposición presentarán reservas en el Pleno.

Después de menos de un par de horas de discusión, con 18 votos a favor, 10 en contra y cero abstenciones, los congresistas aprobaron en lo general el dictamen de la Miscelánea Fiscal y por lo tanto se turnará al Pleno de la Cámara Alta.

Dentro de la Miscelánea Fiscal se establece que los mayores de 18 años de edad tramiten su Registro Federal de Contribuyentes con el fin de evitar el robo de identidad por empresas factureras, así como para cambiar la cultura financiera de la sociedad. También es que las personas físicas ya no puedan deducir 7%, en dado caso realicen una donación.

Ante ello, Noé Castañón, senador de Movimiento Ciudadano, dijo que pese a lo dicho por Raquel Buenrostro (jefa del Servicio de Administración Tributaria), quien comentó que muchas de las normas que se modificarán tienen su origen en casos identificados, aún así se busque corregir a la generalidad de los contribuyentes.

Al no haberse presentado reservas en el análisis y discusión de las minutas correspondientes al Paquete Económico 2022, Miguel Mancera, senador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), comentó que su fracción propondrá 18 reservas en el Pleno.

"El tema de los jóvenes de 18 años se creará una base de datos y tenemos que ser armónicos con la Ley de Protección de Datos. En ella se lee que los sujetos responsables que estén creando una base de datos (el gobierno) debe de hacerlo con una finalidad (...) ya que al quitar la sanción queda una norma imperfecta", comentó Mancera.

Mientras que Félix Salgado Macedonio, congresista de Morena, aseguró que esta Miscelánea Fiscal es única, ya que "nunca" se habían hecho tantos cambios para mejorar la recaudación. Recordó que antes era un "uso y costumbre" la evasión y elusión fiscal en México. Asimismo, declaró, entre los "poderosos se echaban la mano".

santiago.renteria@eleconomista.mx

rrg