La violencia contra mujeres y menores de edad dentro de los hogares aumentó en 120% desde la declaratoria de emergencia y confinamiento para evitar contagios con la nueva cepa del coronavirus (Covid-19); 9 de cada 10 personas que son violentadas en el hogar son de mujeres, y 1 de cada 4 es testigo de otras mujeres violentadas. El 66% es por violencia física y 22% por violencia psicoemocional.

Los datos fueron aportados a la Secretaría de Gobernación por parte del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, encabezó -a través de video conferencia- la Sexta Reunión de Estrategias contra las Violencias de Género, para la implementación de acciones con perspectiva de género en medio de la emergencia nacional por el coronavirus.

La funcionaria refrendó que durante el periodo de confinamiento, la labor debe seguir siendo la prevención, el fortalecimiento de los servicios y continuar con una estrategia de difusión para evitar las violencias contra niñas, mujeres y otros grupos vulnerables dentro de la población.

Dijo que la medida del aislamiento social significa “un momento crucial porque un mes más en casa es todo un reto para todas las instituciones que tenemos la prioridad de la prevención de la violencia”.

La secretaria Sánchez Cordero admitió que no hay cifras validadas sobre la violencia intrafamiliar en estos momentos, aunque dijo que existen algunos datos aportados por el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México con base en el número de llamada al sistema 911.

Presente en la reunión, también a través de video conferencia, el presidente del Consejo Ciudadano, Salvador Guerrero Chiprés, puntualizó que de las llamadas registradas, 9 de cada 10 son de mujeres, y 1 de cada 4 es testigo, es decir, habla por otras mujeres que son violentadas. El 66% fue por violencia física y 22% por violencia psicoemocional.

Indicó que a la fecha se tiene un aumento de 120% en el registro de llamadas respecto del mes pasado, y hay una importante cantidad de reportes de mujeres que advierten la combinación de violencia y el consumo de alcohol, y frustración sobre lo económico, laboral e incertidumbre, que deriva en violencia física.

“Alrededor de 40% de las mujeres que llaman, indican que han sido objeto de signos de violencia desde hace mucho tiempo y la mitad de ellas expone que sufren violencia a diario, es decir, hay una violencia previa y hay una violencia conectada con la coyuntura actual”, añadió.

Por su parte, el representante del servicio de atención 911, Oscar Laguna, presentó cifras del comportamiento de llamadas en el país por entidad federativa y detalló que el horario en el que se dispara la incidencia de llamadas de auxilio abarca de las 18:00 a las 04:00 de la mañana, por lo que la secretaria Olga Sánchez Cordero solicitó coordinar el apoyo y reforzar la atención en este horario a quien lo solicite.

Se acordó robustecer el apoyo mediante el 911 para lo cual se llevará a cabo la capacitación del personal y se prevé la vinculación del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (SNDIF) con autoridades de seguridad para atender específicamente llamadas de menores de edad que son violentados.

La video conferencia fue encabezada por Sánchez Cordero en la sede de Bucareli, acompañada de las presidentas del Instituto Nacional de las Mujeres, Nadine Gasman Zylbermann, y del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Mónica Maccise Duayhe.

La secretaria de Gobernación señaló habrá un mes más de confinamiento, por lo cual será vital que ese grupo se siga reuniendo a través de videoconferencias, ya que cambiarán muchas dinámicas en los hogares.

Llamó a fortalecer los servicios que se prestan a través del 911, a continuar con una estrategia de difusión y de comunicación social, para que mujeres –incluyendo las que se encuentren embarazadas–, así como niñas, niños y adolescentes y personas adultas mayores, tengan acceso a estos servicios esenciales con calidad y eficiencia.

“Quiero hacer un reconocimiento a todas y todos ustedes por este trabajo y decir que nos falta otro tramo, tal vez más difícil y tal vez más crucial que el que estamos en este momento, precisamente porque un mes más de distancia obligada, de convivencia, de autoconfinamiento en las casas, puede provocar algunas situaciones que estamos nosotros tratando de visualizar y, por supuesto, que nuestro tema debe ser prevenir”, apuntó.

En la conferencia a distancia participaron de forma virtual integrantes de organismos desconcentrados de la Secretaría de Gobernación y las áreas de perspectiva de género de las secretarías de Salud y Cultura, así como del Instituto Nacional de Desarrollo Social Indesol y el DIF.

[email protected]