El vicepresidente de asuntos corporativos de Sabritas-PepsiCo, Francisco Merino, aseguró que nunca fueron sujetos de extorsión por parte del crimen organizado, tras los ataques que afectaron cinco de sus centros de distribución tanto en Michoacán, como en Guanajuato.

"Estamos enfocados en nuestro negocio, que es el de los alimentos, el de las botanas", respondió el ejecutivo durante una entrevista radiofónica a pregunta expresa sobre si se realizaron traslados de policías o militares a petición del ejército o del gobierno en vehículos de la empresa.

Merino recalcó que Sabritas-PepsiCo no tiene ningún registro de que eso pudiera haber sucedido. La empresa, explicó, denunció y notificó a las autoridades correspondientes.

"Este lamentable acontecimiento nos tomó por sorpresa, estamos enfocados en nuestro negocio", expresó.

El lunes, la empresa emitió un comunicado en el que lamentó el ataque a sus instalaciones en Michoacán y Guanajuato, cuyos daños aún no habían sido cuantificados.

Pepsico, propietario de Sabritas, aseguró que sus operaciones son legales y apegadas a un código de conducta.

Reiteramos que, en línea con nuestro Código de Conducta, todas nuestras operaciones se realizan en el marco de la normatividad vigente y todas nuestras unidades e instalaciones están dedicadas por completo a llevar a nuestros clientes y consumidores nuestros productos."

Con información de MVS Noticias.

MIF