Las respuestas institucionales que han ofrecido las autoridades de México en el caso del jardín de niños Andrés Oscoy Rodríguez, de Iztapalapa, donde 15 menores fueron víctimas de abuso sexual, no han sido las suficientes en contraste al grave suceso que esto representa, denunciaron Juan Martín Pérez, director de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) y Margarita Griesbach de los de los Derechos de la Infancia (ODI).

En conferencia de prensa los activistas destacaron que si bien consideran positivo la recomendación, por parte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) hacia la Secretaría de Educación Pública; esta medida es insuficiente frente a este evento en el que se revelaron los vacíos existente en el sistema educativo mexicano para prevenir, identificar y reparar el daño a los niños víctimas de violencia sexual. La recomendación de la CNDH es casi cosmética reclamó Margarita Griesbach, directora de la ODI, organismo que lleva la defensa jurídica de los 30 niños y niñas víctimas de agresión sexual por siete trabajadores de esta escuela pública.

Los directivos de estas organizaciones civiles destacaron que los cambios imperativos son que la SEP presente procedimientos y protocolos institucionales; selección y supervisión de personal; Infraestructura para la protección de niños y niñas; empoderamiento de los niños y niñas; así como órganos de contraloría ciudadana en las escuelas.

[email protected]