Salvo que el presidente Andrés Manuel López Obrador decida lo contrario, la autoridad sanitaria no revelará ningún dato clínico de su estado de salud tras infectarse del virus SARS-CoV2, que provoca la enfermedad Covid-19.

“No sólo ahorita, sino a lo largo de todo el periodo de recuperación del presidente no vamos a revelar ningún dato clínico porque esto es materia de su privacidad.

“Si en un momento dado el presidente optara por compartir con el público, a través de su cuenta de Twitter o nos permitiera o nos instruyera a nosotros comentar algo específico con mucho gusto lo haríamos, pero sería una violentación crasa a la ética médica revelar cualquier síntoma, cualquier situación que él tenga”, afirmó Hugo López Gatell a pregunta específica sobre los síntomas del mandatario mexicano.

Al participar en la conferencia de prensa realizada en Palacio Nacional, de manera remota desde su casa, donde está confinado, por haber estado en contacto directo con López Obrador el pasado viernes, y a pregunta específica sobre el estado de salud del presidente, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud respondió:

“Aquí quisiera dejar muy en claro que el presidente López Obrador y cualquier otro mandatario, además de ser funcionarios públicos del más alto nivel jerárquico de una organización gubernamental, es el jefe de la nación, desde luego es un ser humano, y como ser humano tiene derecho a la privacidad. 

“Es un principio fundamental de la ética médica, el conservar la confidencialidad de la información privada de las personas que son atendidas”.

López-Gatell comentó que está guardando confinamiento por ser contacto del caso de contagio del presidente y que todos los funcionarios que estuvieron también en contacto con el mandatario están en observación.

Los pasajeros de las dos filas de adelante y las dos de atrás de los asientos de los aviones donde se sentó para viajar el presidente el fin de semana pasado están siendo rastreados, informó —en tanto— José Luis Alomía Zegarra, director de Epidemiología, así como las personas que estuvieron cerca de él en Nuevo León y San Luis Potosí, y que hasta anoche habían sido identificadas ocho personas que cumplen con la definición de ser “contactos”.

rolando.ramos@eleconomista.mx