El Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia (IMDHD) indicó que la reforma política del DF fue hecha por la clase política para sus propios beneficios sin transitar por un proceso participativo y que la ciudadanía ningún beneficio obtendrá de la misma.

El IMDHD apunta que a lo largo del proceso estuvo ausente por completo la participación ciudadana: Ni el jefe de Gobierno, ni el Senado y tampoco la Cámara de Diputados dieron espacios para que la ciudadanía expresara qué ciudad quiere y tampoco qué contenidos desea que formen parte de la futura constitución. Aquí está el primer gran déficit, una reforma para la ciudad pero sin lo más importante: las personas que viven y construyen la ciudad .

A su vez, indica que el jefe de Gobierno tendrá la facultad de elaborar el texto constitucional y enviarlo al Congreso constituyente; sin embargo, una ciudad tan plural como el DF queda imposibilitada de formular una constitución igual de plural y quedará sujeta a la visión de una sola persona .

La organización observa también que persiste una administración centralizada, con lo cual se impide que las futuras demarcaciones fortalezcan sus finanzas públicas, y puedan garantizar su participación en la planeación social, económica y financiera de la ciudad; es decir, seguiremos siendo una ciudad centralizada y lejos de los ciudadanos .

[email protected]