El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera Espinosa, y Jorge Gaviño Ambriz, director del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, reabrieron cinco de 11 estaciones de la Línea 12, después de estar fuera de servicio durante más de 19 meses. El abordaje fue gratuito en el tramo rehabilitado que va de Periférico, Calle 11, Lomas Estrella, Culhuacán y San Andrés Tomatlán.

A las 11 de la mañana la parte Culhuacán-Periférico inició su funcionamiento en ambas direcciones, lo que beneficiará a 300,000 usuarios diariamente, los cuales se vieron afectados desde marzo del 2014. Tanto el mandatario como el funcionario del Metro hicieron patente su satisfacción y manifestaron que el mantenimiento se tiene garantizado por seis meses, según las certificadoras francesa SYSTRA y la alemana LUX.

De acuerdo con los cálculos de Mancera Espinosa, la rehabilitación del tramo elevado de la Línea Dorada ha tenido un costo de más de 1,000 millones de pesos, de los cuales se espera recuperar alguna cantidad, debido a que los procedimientos legales para el pago de un seguro por fallas ocultas sigue su curso en la Contraloría y responsabilidades penales en la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF).

Sobre el compromiso que había hecho el anterior director del Metro, que se iban a otorgar viajes gratis como compensación por el cierre del tramo elevado a los usuarios, Mancera Espinosa manifestó: No. Creo que nosotros tenemos que compensar ahora con el trabajo diario, tenemos que cumplir con lo que hemos ofertado y ofrecido a la ciudadanía, por eso vamos a seguir trabajando .

En relación con gastos que puedan ser recuperados por fianzas, seguros y sanciones a los responsables, el mandatario sostuvo que todavía vamos en los procesos, en los ritmos que marcan los procedimientos legales, obviamente continúan los anuncios que hará tanto la Contraloría como la PGJDF, pues siguen en curso de preparación .

Las cinco estaciones fueron entregadas en la víspera por la Secretaría de Obras y Servicios del Distrito Federal (Sobse), luego de la conclusión de las obras de rehabilitación en el intertramo Atlalilco-Periférico Oriente.

Las obras consistieron en la sustitución de balastro, piedra que brinda estabilidad en los tramos rectos y curvas amplias de la vía, además de la colocación de la totalidad de elementos nuevos como durmientes, rieles, fijaciones y balastro en las seis curvas de radio menor a 550 metros en el mencionado tramo.

Las curvas de radio cerrado atendidas entre las estaciones Culhuacán, San Andrés Tomatlán, Lomas Estrella, Calle 11 y Periférico Oriente son las 22, 27, 28, 30, 32 y 34 de la llamada línea dorada.

En el tramo entregado el miércoles pasado se colocaron 7,173 durmientes Sateba S354, 8,000 metros de riel UIC 60 y 14,346 fijaciones Vipa, según la Sobse.