A partir del lunes 29 de junio al lunes 6 de julio se comenzará una reapertura gradual de actividades económicas y sociales dentro de la Ciudad de México.

A través de sus redes sociales el gobierno de la Ciudad de México enfatizó que la reactivación no implica el fin de la pandemia. Y acotó las actividades que aún en el color naranja se mantienen cerradas hasta nuevo aviso:

  • Los servicios religiosos en iglesias, mezquitas o templos sin importar aforo.
  • Cines y teatros
  • Galerías y otras actividades artísticas que concentren público
  • Salas de conciertos
  • Museos
  • Parques de diversiones y centros de recreación
  • Boliches y billares
  • Pistas de patinaje
  • Casinos y centros de apuestas
  • Spas, vapores, baños públicos
  • Eventos artísticos o deportivos con público (se mantienen a puerta cerrada)
  • Salones de eventos, fiestas o reuniones y congresos 
  • Gimnasios
  • Cantinas, bares, antros y trajineras
  • Están prohibidas también las reuniones con fines de esparcimiento y recreación
  • Corporativos y oficinas de servicios 
  • Servicios educativos (se mantienen las clases, cursos y otras actividades de aprendizaje en línea)
  • Oficinas de gobierno que no brindan servicios al público

Semáforo naranja: ¿qué actividades abren a partir del 29 de junio?

También enfatizó en que la reapertura de las actividades permitidas en el semáforo naranja puede pausarse si la ocupación hospitalaria supera el 65 por ciento.

Entre las actividades que estarán permitidas de encuentra el comercio menudista, las actividades deportivas al aire libre y en clubes, las actividades en el Centro Histórico bajo normas especiales, los restaurantes y hoteles con límites de capacidad, los tianguis, bazares y mercados sobre ruedas, los salones de belleza y peluquerías, el regreso de las trabajadoras domésticas, centros comerciales y tiendas departamentales al 30% de su capacidad.