Miguel Ángel Osorio Chong, exsecretario de Gobernación y actual coordinador del grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Senadores, advirtió que varios de los detenidos por su probada participación en los hechos violentos de Ayotzinapa, Guerrero, cuando desaparecieron 43 estudiantes normalistas, pueden quedar en libertad porque arguyen que fueron torturados.

“Algunos de ellos ya están en un proceso en el que podría ser que salgan de la prisión. ¿De verdad queremos que quienes fueron imputados, alegando tortura, puedan quedar en libertad, cuando ha sido comprobado que participaron en los hechos lamentables del 26 y 27 de septiembre (del 2014)? A mí sí me preocupa”.

Osorio Chong explicó que todos quienes fueron señalados e imputados en el caso fueron detenidos por las autoridades responsables de la investigación.

“No hubo uno solo que no fue detenido, prácticamente todos. (Con) algunos nos tardamos más, (con) algunos menos, pero (se detuvo) a todos. Y en la parte final, (con base) en los acuerdos que teníamos con los papás (de los detenidos), incluso sus abogados estaban cuando se les interrogaba”.

La Procuraduría General de la República (PGR), institución encargada de la investigación, precisó, ya “emitió las conclusiones al respecto de lo que sucedió”.

Desde que era secretario de Gobernación, comentó —cargo al que renunció el pasado 10 de enero—, empezó a recibir información respecto a que los detenidos estaban alegando tortura y de ahí su preocupación de que ello les pueda permitir quedar en “libertad inmediata”.

“Sé que ya los abogados estaban trabajando, de muchos de ellos. No te voy a dar un número, pero yo recuerdo que teníamos como 200 detenidos del caso Iguala, y a mí me preocupa mucho, insisto, (por)que (con) algunos nos tardamos mucho tiempo, mucho, mucho”.

“Los fuimos persiguiendo, me refiero a las corporaciones obviamente de seguridad, de la propia Procuraduría, hasta que logramos (dar) con ellos, hasta dar con su paradero, (por)que fueron señalados, incluso los papás nos decían es que falta éste, en sus propias conclusiones y con sus abogados, y lo veíamos con nosotros, y todos fueron detenidos”. Bueno, ahora pueden alegar esto que les estoy planteando. Afortunadamente los últimos, si mal no recuerdo, ya estaban los abogados presentes cuando se les hicieron los interrogatorios”.

—¿Pero los 200 podrían quedar libres?

“No, no. Sería irresponsable (decir eso). Sé que ya estaban en proceso (de alegar tortura) algunos de ellos”.

Tras la investigación de la PGR, abundó, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos indagó también y resolvió que no se llevó a cabo el debido proceso y que en algunos puntos se cometieron irregularidades, cuyas líneas de investigación fueron nuevamente indagadas por la procuraduría.

El senador insistió en rechazar la versión de que la PGR investigó el caso con el propósito de ocultar información, a nadie “se le dio línea de ocultar absolutamente nada”, concluyó.

[email protected]