En medio de la fase más crítica de la emergencia por Covid-19, tanto el Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea (CNTS) como el Banco de Sangre de la Cruz Roja Mexicana de la CDMX informaron que existe una disminución importante en las donaciones voluntarias, pero aclararon que no existe desabasto.

Entrevistado por El Economista, el director general del CNTS, Jorge Trejo, enfatizó que no existe una deficiencia en el Sistema de Sangre Nacional, pero indicó que hay zonas del país que registran una disminución de hasta 60% de los donativos voluntarios.

“En la Ciudad de México y el Estado de México estamos trabajando al 50% de lo que habitualmente se podría tener de sangre, (como) en el mes de abril y mayo del año pasado”, reconoció.

Agregó que hasta ayer, “de concentrados eritrocitarios (dosis de sangre) solamente en el Valle de México tenemos 3,500 disponibles para transfundirse (...) Estamos llevando medidas para darle continuidad absolutamente a todos los procesos que requieren sangre en este momento. Estamos en una disminución, pero no en desabasto”.

Detalló que la baja de donaciones altruistas fue de manera paulatina al declararse la Fase 3 de la emergencia sanitaria por Covid-19, debido a las indicaciones de permanecer en casa y aclaró que no es una situación propia de México, sino que otros países también han registrado una reducción.

Destacó que el sistema nacional ha logrado la colaboración para que aquellos bancos que requieran de transfusiones y no cuenten con ellas, puedan solicitarlas a otros y brindar la atención a las y los pacientes.

Por su parte, la jefa del Banco de Sangre de la Cruz Roja Mexicana de la capital, Marisa Martínez, aseguró que se ha mantenido un abastecimiento suficiente para no dejar desprotegidos a los pacientes. Sin embargo, enfatizó que la falta de donaciones altruistas es crítica.

“Si nos llega un código muy importante no tendríamos manera de abastecernos, en ese caso lo que se hace es solicitar apoyo de inmediato a bancos de sangre cercanos o solicitarle a la población que acudan a donar”.

Mencionó que en la Unidad de Choque de la Cruz Roja, tres de cada 10 pacientes que ingresan requieren sangre de inmediato y siete de cada 10 lo necesitarán en el transcurso de su estancia.

[email protected]