Organizaciones sociales integrantes de la Red Nacional Anticorrupción llamaron a crear estrategias para combatir este delito desde el ámbito local, porque señalan que aún no se cumple con el principio de transparencia por parte de los gobiernos.

Durante el foro Rumbo a una Agenda Ciudadana Anticorrupción, y al presentar los resultados de los proyectos realizados para fortalecer los sistemas locales anticorrupción (SLA) en 11 estados, las organizaciones señalaron que para su erradicación, el sistema nacional debe aproximarse a la ciudadanía para visibilizar las problemáticas asociadas a estos actos.

En ese sentido, solicitaron generar mecanismos para vigilar su adecuada integración y funcionamiento, además de sistematizar los procesos de cada obra pública aprobada y generar datos abiertos de fácil comprensión para el público en general.

También acusaron que en algunos estados hay opacidad en el manejo de los recursos del sistema local anticorrupción, aunada a la falta de remuneraciones a integrantes del comité.

Las organizaciones explicaron que los sistemas prefieren limitar su participación, por lo que es necesario promover las modificaciones legales que permitan la remoción de cargos por falta de resultados.

Cabe destacar que las entidades que cuentan con un sistema estatal anticorrupción son Ciudad de México, Estado de México, Puebla, Hidalgo, Querétaro, Sinaloa, Baja California, Durango Tabasco, Quintana Roo y Colima.

Al presentar una serie de hallazgos y recomendaciones para la consolidación de los SLA, la Red Nacional Anticorrupción, con la presencia del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en México, señaló que para combatir la corrupción de manera efectiva se debe trabajar con grupos en situación de vulnerabilidad.

Afirmaron que, si bien existen portales de transparencia en los estados y municipios, la información no es homogénea y su lectura y comprensión es difícil, lo que inhibe la participación ciudadana, por lo que recomendaron homogeneizar la disponibilidad de datos en la Plataforma Nacional de Transparencia.

“Es necesario fortalecer la capacidad de negociación y vinculación de los comités de participación social con la ciudadanía, y viceversa, para generar puentes sólidos de relación (...) Las estrategias deben ser formuladas desde lo local”, señala el documento presentado por integrantes de los comités de participación ciudadana.

Finalmente, establecieron que hacen falta diagnósticos con un enfoque de derechos humanos y de género para que sean diseñados desde un modelo de gobierno abierto, con el fin de elaborar planes locales.

Por su parte, la directora de USAID México, Elizabeth Warfield, detalló que la Red Nacional Anticorrupción, lanzada el pasado 11 de marzo en Tijuana, es un mecanismo donde convergen diversos sectores de la sociedad civil, el sector privado, gobierno y la ciudadanía, que buscan crear acciones con las autoridades para prevenir la corrupción y fomentar la transparencia.

“La transparencia tiene el poder de cambiar la forma en la cual operan los gobiernos. También transforma la relación entre la sociedad y sus gobernantes. Es una oportunidad para que aquellos grupos silenciados puedan participar activamente en la gobernanza”, concluyó.