Para atención de niñas, niños y adolescentes’’, desarrollo de los jóvenes’’ y prevención del delito, combate a las adicciones, rescate de espacios públicos y promoción de proyectos productivos , el gobierno federal, órganos autónomos, entidades federativas y municipios, entidades no sectorizadas, IMSS, ISSSTE y PGR dispondrán el próximo año de 1 billón 108,932 millones 368,724 pesos.

Dicho monto representa 46,206 millones 587,262 pesos más que el gasto asignado a dichos rubros en el 2015; es decir, un aumento de 4.34% respecto del año que está por concluir.

De acuerdo con los anexos 17, 18 y 19 del decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), para el ejercicio fiscal del 2016, los programas gubernamentales federales correspondientes a las referidas acciones se ejecutarán a través de las distintas secretarías de Estado.

Del gasto para el desarrollo de los jóvenes, que el próximo año ascenderá a 223,850 millones 301,606 pesos, la Secretaría de Educación Pública (SEP) ejercerá 206,707 millones 179,850 pesos.

A través de programas de becas, de inclusión y equidad educativa y de inclusión social para educación básica, la dependencia dispondrá de 15,819 millones 971,190 pesos; de 74,564 millones 471,147 pesos para diversos rubros en el nivel educativo medio superior, de 114,466 millones 449,036 pesos para el nivel superior, y de 1,856 millones 288,477 pesos para posgrado.

Mediante aportaciones federales para apoyar a los jóvenes, los estados y municipios ejercerán 11,803 millones 859,655 pesos y 1,873 millones 352,269 pesos, que se destinarán a la prevención y control de enfermedades y atención a la salud.

De los recursos asignados para atender a la niñez y adolescentes, los mayores montos los ejercerán también la SEP y los estados y municipios, a través de 10 fondos, a los que se destinarán 137,829 millones 417,641 pesos y 380,120 millones 699,476 pesos, respectivamente.

Sólo para un programa de apoyo a la educación indígena infantil se ejercerán 1,082 millones 341,204 pesos y 5 millones más para el fortalecimiento de la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres, a través de entidades no sectorizadas.

La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) manejará 48,998 millones 787,789 pesos para la adquisición de leche nacional para niños y adolescentes, articulación de políticas públicas integrales de juventud y seguro de vida para jefas de familia, entre otros rubros.

En total, la Secretaría de Salud podrá ejercer 43,164 millones 238,331 pesos para programas dirigidos también a atender a niños y adolescentes, de los que se destinarán 30,737 millones 807,537 pesos al Seguro Popular.

De los recursos asignados para acciones relacionadas a la prevención del delito, combate a las adicciones y rescate de espacios públicos, entre otras, la SEP dispondrá del mayor monto del total destinado, ya que ejercerá 88,508 millones 609,337 pesos a través de 16 programas, mientras que la Secretaría de Gobernación (Segob) manejará 36,589 millones 771,903 pesos.

Entre otras de las 13 acciones a cargo de la Segob, deberá destinar 25,065 millones 882,426 pesos a operativos para la prevención y disuasión del delito ; 5,952 millones 697,849 pesos para subsidios en materia de seguridad pública , y 2,015 millones 311,756 pesos para el programa nacional de prevención del delito .

La Secretaría de la Defensa Nacional dispondrá de 4,701 millones 325,951 pesos para cuatro acciones de prevención del delito; de 4,084 millones 836,234 pesos la Secretaría de Marina, y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, de 1,918 millones 359,995 pesos.

Más que de transparencia, el PEF enfrenta un problema de eficacia del gasto, estableció Alejandro González Arreola.

Entrevistado por El Economista, el director de la asociación civil Gestión Social y Cooperación (Gesoc) y miembro del Consejo Asesor de la Red por la Rendición de Cuentas AC, explicó que la distribución de recursos en el presupuesto y sus anexos tal como fue aprobada por la Cámara de Diputados es correcta, porque así lo ordena la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

El presupuesto, detalló, tiene una división administrativa y una funcional.

Hace sentido que el presupuesto esté distribuido en distintas áreas funcionales porque obviamente cada una de ellas hace una función diferente, aunque en principio todas tendrían que estar orientadas a un objetivo común , detalla al ser cuestionado sobre la asignación transversal de recursos para la atención de niñas niños y adolescentes , desarrollo de los jóvenes y prevención del delito , cuyo monto ascenderá el próximo año a casi 1.2 billones de pesos.

Pero advirtió que, en el momento en que ese gasto se distribuye en todas las dependencias, el gran riesgo es que éstas no se coordinen de manera adecuada.

Entonces, lo que termina sucediendo es que se fragmenta el presupuesto, se fragmentan los programas, (...) los esfuerzos y el presupuesto termina por no tener los efectos (...) deseados .

De ahí que el problema no es de transparencia del gasto sino de eficacia, porque al fragmentarse los esfuerzos no hay mecanismos para que realmente se coordinen las dependencias con objetivos y programas comunes. Es más bien un problema de eficacia por la fragmentación que genera, más que un problema de transparencia , concluyó.