Peñamiller es el quinto municipio con mayor índice de marginación y menor grado de escolaridad en el estado; es un lugar donde miles de pobladores no cuentan con servicio de agua y el 37% vive en algún nivel de hacinamiento, reconoció la diputada del Partido Acción Nacional, Micaela Rubio Méndez.

Sin embargo, aunque tienen necesidades muy apremiantes, una de las demandas más sentidas de la población de ese municipio consistía en la renovación total de las láminas del techo de su escuela primaria, que se encontraban destruidas, sostuvo en entrevista.

Rubio Méndez dijo que dentro de su programa de trabajo para los municipios afectados por la pobreza y la marginación, acudió a Peñamiller con el fin de mitigar, en lo posible, la brecha que existe entre la educación y los pobladores.

El nivel educativo de la población es uno de los indicadores más importantes para medir el desarrollo socioeconómico de un país o estado , por ello la importancia de ayudar en lo posible a estas comunidades, expuso.

La diputada añadió que la escuela se encuentra en la localidad Mesa del Troje, la cual presenta my alto nivel de marginación, donde se proporciona educación preescolar y primaria tanto a sus habitantes como a los de Puerto del Aire.

Rubio Méndez acudió a Peñamiller en compañía de su homólogo Pablo Ademir Castellanos donde entregaron zapatos y uniformes escolares como parte del compromiso que hicieron los diputados panistas al inicio de la LVI Legislatura de destinar el 10% de su salario mensualmente, es decir, 5,400 pesos mensuales a cuestiones sociales.

Según el Censo de Población y Vivienda 2010, cuenta con 138 localidades, de las cuales el 44% tiene menos de 50 habitantes y presenta la mayor tasa en el estado de población con limitación en la actividad.

Como presidenta de la Comisión de Equidad de Género y Grupos Vulnerables en la Cámara de Diputados local, añadió que una de cada cuatro mujeres de los municipios de Peñamiller, San Joaquín y Amealco es analfabeta.

Además, señaló que las lesiones físicas y el asesinato –de las cuales no posee cifras- no son las únicas formas de violencia que padecen las mujeres; en el ámbito educativo y laboral, también se hace presente la desigualdad y con ello la violencia ejercida contra las mujeres.