La Interrupción Legal del Embarazo (ILE) fue aprobada históricamente en abril del 2007 cuando la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó las modificaciones al Código Penal y a la Ley de Salud del DF, con las que se permitió la legalización del aborto hasta las 12 semanas de gestación. Desde su aprobación, la ILE se realiza en hospitales de salud pública del Distrito Federal y en clínicas privadas.

El Grupo de Información en Reproducción Elegida reporta que desde noviembre del 2007 y hasta noviembre del 2013 se realizaron 111,657 interrupciones legales de embarazo. 73% de este número fue de mujeres del DF y el resto, de otros estados de la república. La doctora Alejandra García de Unidades Médicas de la Mujer reporta que en sus clínicas más de la mitad de sus pacientes provienen de estados fuera del DF.

Aun después de haber sido comprobados los efectos de la ILE, en los 31 estados de la república sólo se permite el aborto bajo estrictas situaciones: como la violación, caso aprobado en 25 estados; casos de riesgo para la salud o la vida de la madre en 12 estados; o en casos de anomalías fetales, aprobado sólo en 13 estados. En estos estados, aunque se cumpla con alguna de las causales, las mujeres suelen enfrentar dificultades que hacen imposible conseguir la aprobación para un procedimiento legal, tachando en muchos casos de inmorales a mujeres que reportan haber sido violadas.

Las mujeres que se encuentran en situaciones de embarazo no deseado por alguna de las causales anteriores, o por otras no mencionadas, y que radican fuera del DF tienen que encontrar la manera de actuar, lo que muchas veces las orilla a recurrir a abortos clandestinos.

La Secretaría de Salud informó en marzo del 2013 que de todos los casos de ILE sólo se presentó un deceso durante un procedimiento realizado en el 2008 en el Hospital General Balbuena, lo que demuestra que la legalización del aborto ayudó a disminuir los casos de muerte por procedimientos mal realizados o por llevarse a cabo en lugares clandestinos.

La mayoría de las mujeres que practicaron ILE tiene entre 18 a 24 años. Lamentablemente también se presentan estadísticas de niñas entre 11 a 17 años. 34% de estas mujeres no ha tenido hijos todavía y la mitad de ellas son solteras. Más de la mitad de estas mujeres tiene nivel de educación de secundaria y escolaridades más avanzadas.

La doctora García de las Unidades Médicas de la Mujer explica que las pastillas abortivas son un método muy común ya que son muy efectivas en el tratamiento de ILE, pues pueden utilizarse sin recurrir a métodos quirúrgicos. Además son más económicas que una intervención quirúrgica, no requieren anestesia ni hospitalización, lo que las convierte en solución muy cómoda para las chicas que se encuentran fuera del DF y no tienen muchos recursos para acudir a una clínica aquí.

La doctora García menciona que no se debe hacer el proceso sin supervisión médica, ya que se pueden presentar complicaciones que causen hasta la muerte de la paciente.

Estamos haciendo todo lo posible para ayudar también a las chicas fuera del DF, los servicios en las Unidades Médicas de la Mujer incluyen el transporte gratis desde las terminales de autobuses principales de la cuidad, hasta nuestra clínica , dice la doctora.

Aún queda un largo camino por recorrer no sólo respecto a la ILE, sino respecto a la prevención de embarazos no deseados. Se requiere una variedad de acciones a escala nacional, estatal y regional para reducir los embarazos inesperados que conllevan a situaciones de aborto.

La Secretaría de Salud, escuelas, entidades federativas y todos aquellos responsables en asignar fondos, recursos económicos, educativos o sociales deben conocer esta información y aprovecharla para concretar acciones orientadas a mejorar tanto la educación sexual como la atención médica y psicológica en aborto.