el Movimiento de Aspirantes Excluidos de la Educación Superior encabezó la tercera Marcha Contra la Imposición, que, entre consignas de fuera Peña , aumento al presupuesto a la educación y queremos democracia , recorrió Reforma del Auditorio al Zócalo, juntando a más de 30,000 personas según autoridades capitalinas.

Es la primera marcha convocada por el movimiento #YoSoy132 en coor­dinación con otras organizaciones civiles. También es la tercera marcha contra lo que llaman la imposición del candidato priísta a la Presidencia de México.

Se había acordado unir las fuerzas de todas las organizaciones civiles para trazar la ruta: de Los Pinos hacia el Ángel de Independencia y finalmente llegar al Zócalo, pero un grupo de granaderos que se ubica en la zona aledaña a la residencia presidencial ante la presencia de marchas hizo desistir a un primer grupo que se trasladó de la estación del Metro Constituyentes a Auditorio.

Estudiantes de la UNAM, el IPN, la UAM, el Tecnológico de Monterrey, la UVM y de organizaciones como Atenco, SME y Morena desfilaron hacia Reforma para integrarse a otro contingente que los esperaba en el Ángel de Independencia.

Ni PAN, ni PRI ni PRD, el pueblo unido contra el poder , se escuchaba entre los jóvenes y activistas a quienes, a la altura del Palacio de Bellas Artes, se les unieron más contingentes.

Una combi que tocaba Give me de Power , de Molotov, abrió paso por la calle 5 de Mayo para entrar en punto de las 2 de la tarde a la Plaza de la Constitución. El contingente rodeó el Zócalo capitalino para, finalmente, instalarse frente a Palacio Nacional y con un México sin PRI y reclamar por lo que ellos llaman fraude electoral .

Horas después, contingentes unidos a esta causa continuaban llegando al Zócalo; un grupo de personas acompañó la Acampada 132, que efectuaba desde el viernes actividades culturales, y otros más se congregaban en la plancha del Zócalo para tratar de llegar a acuerdos respecto de las siguientes movilizaciones. Personas de diversos grupos tomaban micrófonos y megáfonos, como el escritor Paco Ignacio Taibo, quien dijo soñar con un país libre y convocó a continuar la movilización.

ana.langner@eleconomista.mx