A raíz de la polémica y las advertencias sobre opacidad que despertó el decreto publicado por el presidente Andrés Manuel López Obrador para declarar como de interés público y seguridad nacional los proyectos prioritarios impulsados por el Gobierno de México, Consulta Mitofsky consideró oportuno conocer cómo es que la población mexicana percibe la corrupción que se vive en el país. 

De acuerdo con su encuesta más reciente, el presidente López Obrador sigue siendo considerado por la mayoría de los mexicanos como el funcionario menos corrupto, pero el resto de los actores de los tres niveles de gobierno tienen una reputación muy distinta.

Según los resultados de la encuesta denominada "Percepción de la corrupción", los gobernadores (65.6%) son vistos por la población como los más corruptos, mientras que en segundo lugar se encuentran los diputados con 62.5 por ciento; seguidos por los funcionarios de gobierno estatales (62.2%) y municipales (61.4 por ciento). 

El 59.9% de las personas entrevistadas durante noviembre de 2021 opinó que los alcaldes son "muy corruptos", más que los senadores (52.4%) y los funcionarios de gobierno federal (52.4 por ciento).

Para realizar este ejercicio, Consulta Mitofsky entrevistó a 1,000 mexicanos mayores de 18 años con dispositivos móviles inteligentes con internet. Los resultados no son frecuencias simples, sino estimaciones basadas en la post-estratificación de la muestra calculado sobre factores de expansión de acuerdo a cuatro variables demográficas (población por entidad, sexo, edad y escolaridad) obtenidas en el último censo público. El diseño es muestral.

¿Quiénes son más corruptos?

Según los resultados de este ejercicio el 40.3% de las personas entrevistadas dijo que los funcionarios de gobierno que son designados por sus superiores tienden a ser más corruptos, que quienes son elegidos por la población (11.1 por ciento).

En el ejercicio realizado por la casa de encuestas destaca que seis de cada 10 personas entrevistadas opinaron que durante el gobierno de López Obrador se ha hecho "mucho o algo" para combatir a la corrupción.

En tanto, 34.1% dijo que se ha trabajado "poco o nada" en contra de este tipo de delitos, cuya erradicación fue una de las centrales promesas de campaña de López Obrador y el estandarte de muchos de los colaboradores de la 4T. Una estrategia que se ha apoyado básicamente en la Secretaría de la Función Pública, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la Fiscalía General de la República (FGR).

El 53.3% de las personas encuestadas por Mitofsky percibió que hay menos corrupción que en el sexenio anterior; contra el 34.6% que opinó que existe más corrupción y 11.3 % que respondió que en este sentido ambas administraciones "son iguales".

Cabe recordar que el Índice de Percepción de la Corrupción 2020, realizado por la organización Transparencia Internacional —publicado en enero pasado— indicó que México mejoró tras subir seis lugares respecto al ranking de 2019, al pasar del sitio 130 al 124 de los 180 países que se evalúan.

Según este índice, el país se ha recuperado 14 lugares desde el 2018, año en que México se colocó en la posición número 138, sin embargo, el avance no se compara con los datos registrados en 2015, cuando logró obtener su mejor calificación al posicionarse en el lugar 95 del ranking con 35 puntos.

Con información de Maritza Pérez.

kg