María Eugenia Campos Galván se apresta a convertirse en la primera mujer gobernadora de Chihuahua. Llega al cargo con al menos dos procesos legales abiertos: uno en el que se le acusa de pertenecer a la nómina secreta del exgobernador priista Javier Duarte, y otro en el que se le señala de presuntos beneficios en la adjudicación de obra pública.

Nació en la ciudad de Chihuahua el 11 de septiembre de 1975. Es licenciada en Derecho por el Tecnológico de Monterrey y maestra en Estudios Latinoamericanos y Gobierno por la Universidad Georgetown de Washington.

Su vena política viene de su madre, María Eugenia Galván Antillón, quien fue integrante de la fracción legislativa del PAN en la Cámara de Diputados, liderada por Felipe Calderón Hinojosa. Más recientemente se convirtió en comisionada para la protección contra Riesgos Sanitarios del gobierno de Chihuahua. Su padre es el ingeniero Manuel Campos.

La hoy gobernadora electa se sumó a los cuadros básicos del Partido Acción Nacional en 1997, donde, un año después se convirtió en secretaria de Acción Juvenil del Comité Directivo Estatal (CEE) en Chihuahua, integrante del Comité Directivo Estatal (CDE) y consejera estatal.

En el año 2000 se convirtió en secretaria técnica del Congreso de Chihuahua, cargo que dejó para trabajar en la dirección de Desarrollo Político de la Secretaría de Gobernación, cuando esa dependencia era encabezada por Santiago Creel Miranda.

En 2006 fue designada diputada federal plurinominal. En el palacio legislativo de San Lázaro se desempeñó como secretaria de la Comisión de Relaciones Exteriores en la LX legislatura. El presidente de la Mesa Directiva era el priista César Duarte Jáquez. La fracción legislativa panista era liderada por Héctor Larios Córdova. De 2010 a 2012 fue delegada de Liconsa en Chihuahua.

En 2012 Maru Campos fue candidata a diputada federal por el distrito VIII de Chihuahua pero perdió ante el priista Pedro Ignacio Domínguez Zepeda, que obtuvo 36.11% de los votos y ella 31.52 por ciento.

En 2013 fue electa diputada local por el distrito XVII de Chihuahua para la LXIV legislatura del Congreso del estado. La fracción legislativa de Acción Nacional era liderada por César Jáuregui Moreno, quien después se convertiría en uno de sus colaboradores más cercanos.

Al concluir la legislatura, en 2016, fue postulada como candidata a alcalde de la capital del estado y el 10 de octubre de ese año se convirtió en la primera presidenta municipal de esa ciudad. En 2018 se reeligió en el cargo.

Una de las decisiones más cuestionadas durante su administración fue el proyecto presentado en 2019 denominado “Iluminamos Chihuahua" mediante el cual se pretendía renovar 81,500 luminarias a través de una licitación de 15 años a un privado por alrededor de 6,200 millones de pesos.

El proyecto generó una serie de inconformidades principalmente de organizaciones civiles por lo que se decidió organizar un plebiscito en el que la gente determinó que no se realizara.

Durante su periodo al frente del ayuntamiento, Campos Galván fue vicepresidenta de la Asociación Nacional de Alcaldes (ANAC) y presidenta de la Conferencia Nacional de Municipios de México (CONAMM) que está integrada por la ANAC, que agrupa a los alcaldes surgidos de Acción Nacional, la Federación Nacional de Municipios de México (FENAMM) que agrupa a los priistas y la Asociación de Autoridades Locales de México (AALMAC) que agrupa a los de izquierda.

Previo a su nominación como candidata a gobernadora, protagonizó un sonado golpeteo político con el actual gobernador panista Javier Corral, quien apoyaba la nominación de Gustavo Madero.

En 2021, fue acusada de haber recibido entre 2014 y 2016 sobornos por más de 10 millones de pesos del exgobernador del estado César Duarte, quien actualmente está preso en Estados Unidos, acusado de asociación delictuosa y manejo irregular de recursos públicos.

Según la causa penal 2821/2020. habría recibido dinero del exmandatario a cambio del apoyo de la bancada panista en el Congreso del estado.

En este caso es defendida legalmente por los exprocuradores panistas Antonio Lozano Gracia y Arturo Chávez Chávez.

También fue acusada por la Fiscalía Anticorrupción de Chihuahua de presuntamente recibir dinero por la adjudicación de obras a empresas particulares, según consta en la causa penal 3033/20. En ninguno de los dos casos ha sido declarada culpable por algún juez.

Su círculo cercano está integrado por César Jáuregui Moreno, secretario del ayuntamiento, Marco Antonio Bonilla Mendoza, quien el 6 de junio pasado ganó la elección de presidente municipal de Chihuahua y Alejandra Enríquez, quien se desempeñaba como directora del Instituto de Cultura de la ciudad de Chihuahua.

diego.badillo@eleconomista.mx