La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó que un equipo especializado inspecciona el sitio donde tuvo lugar un derrame de 3,000 litros de ácido sulfúrico en el mar de Cortés en Guaymas, Sonora, durante operaciones de trasvase a un buque.

Las autoridades de la Profepa ordenaron la práctica de una visita para conocer la posible existencia de daños al ambiente. Previamente, autoridades portuarias habían informado de una falla en las válvulas de las tuberías de Grupo México durante un proceso de trasvase en la terminal marítima de Guaymas, lo que provocó el derrame de 3,000 litros de ácido sulfúrico en el mar de Cortés.

A través de un comunicado, la Administración Portuaria Integral (API) de Guaymas, Sonora, señaló que “trabajadores de Grupo México procedieron a cerrar las válvulas e iniciaron con el rebombeo hacia los tanques para evitar un derrame considerable”.

Abraham Larios, administrador general de API Guaymas, indicó que los hechos se registraron cuando se realizaban pruebas para cargar un barco.

Explicó que se mantiene colaboración con autoridades de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), quienes determinarán los daños causados por el derrame.

Aclaró que en este percance no hubo personas lesionadas y que se aplicó el plan de contingencia por parte del personal de protección civil de Grupo México y de la Secretaría de Marina.

Por su parte, en un comunicado, Metalúrgica de Cobre de México, subsidiaria de Grupo México, informó que la fuga ocurrió alrededor de las 3 de la tarde del martes y no ocasionó daños a personas. Explicó que “se presentó un evento que ocasionó el vertido de ácido sulfúrico por el fallo de una válvula que ocasionó la liberación de 3,000 litros”.

Cabe señalar que el incidente ocurrió a casi cinco años de que Grupo México derramara 40,000 metros cúbicos de metales tóxicos al río Sonora, en la que fue la mayor catástrofe ambiental en la minería del país.