El empresario Miguel Moisés Sacal Smeke ofreció disculpas publicas a la sociedad, por los hechos en los que golpeo al empleado del "vallet parking", Hugo Enrique Vera.

Desde el Reclusorio Oriente, donde se encuentra sujeto a proceso penal en el Juzgado 50, ya que un Juzgado de delitos no graves reclasificó el ilícito de adopciones dolosas, el cual no alcanza libertad bajo fianza, Sacal Smeke dirigió una carta a través de sus abogados.

En la misiva expresó que se encuentra arrepentido de sus actos y pidió que las autoridades le sigan un juicio justo.

"Quiero aprovechar esta carta para ofrecer una sincera disculpa a la sociedad por mis reprobables actos, de los cuales estoy muy arrepentido y decirles que enfrentaré el proceso judicial como corresponde, solamente pido a las autoridades un proceso justo y apegado a derecho", expresó.

El también conocido como "Gentleman de Las Lomas" rindió su declaración preparatoria en el juicio en el que sus defensores se desistieron de solicitar la duplicidad del término para que se defina su situación legal.

En la misiva el empresario de origen judío apuntó "quiero disculparme sinceramente con la comunidad a la que pertenezco por mis lamentables actos, que han derivado en ofensas e insultos que no se merecen por ningún motivo".

SIN DERECHO A FIANZA

El procurador capitalino, Jesús Rodríguez Almeida, informó que el empresario textil no tiene derecho a libertad bajo fianza.

Rodríguez Almeida explicó que una vez que el juez 23 de Delitos no Graves decline competencia a uno penal, el empresario subirá a la rejilla de prácticas a rendir declaración por las lesiones que causó a un empleado de valet parking.

El funcionario precisó que Sacal Smeke está acusado del delito de lesiones dolosas establecido en la Fracción VI del Artículo 130 del Código Penal para el Distrito Federal, cuya sanción es de tres a ocho años de prisión.

Refirió que el 10 de febrero, el juez 23 Penal de Delitos no Graves giró orden de reaprehensión contra el empresario, la cual fue cumplimentada hoy por la Policía de Investigación, en coordinación con la Subprocuraduría de Procesos y la Fiscalía de Mandamientos Judiciales.

El titular de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) comentó que la captura del empresario ocurrió en las inmediaciones del Reclusorio Oriente, a donde acudió a realizarse dictámenes de personalidad y en el momento de su aprehensión no opuso resistencia.

Comentó que la orden de reaprehensión girada es por su probable responsabilidad en el delito de lesiones dolosas contra un valet parking, por lo que el 10 de febrero la representación social tomó conocimiento del dictamen de odontología forense, cuya determinación fue que tardan en sanar más de 60 días.

El procurador capitalino afirmó que en el dictamen se asienta que el ofendido sufrió la pérdida de una pieza dentaria incisiva superior, por lo que la dependencia solicitó ampliar el ejercicio de la acción penal contra el empresario.

En este sentido, abundó que el administrador de justicia tomó en consideración esa determinación y al estar ante la presencia de un delito doloso que en su medio aritmético de la sanción punitiva es de tres a ocho años de prisión, obsequió la orden de reaprehensión con oficio número 458/2012, de la causa penal 357/2011.

De esta manera en las próximas horas se determinará la situación jurídica del empresario, quien deberá enfrentar su proceso penal en reclusión al estar acusado por un delito considerado como grave.

MIF