Tres hermanos que fueron sacados de su casa por presuntos sicarios del narcotrafico la noche del viernes 7 de mayo en Guadalajara fueron encontrados muertos, informó este lunes la fiscalía del estado de Jalisco.

Los cuerpos sin vida de los hermanos, dos varones y una mujer, fueron encontrados en San Cristóbal de la Barranca, un suburbio de Guadalajara, Jalisco.

El comando armado irrumpió en la casa de los hermanos González Moreno, de 24, 29 y 32 años de edad, y luego "fueron subidos a la fuerza a algunos vehículos" declaró en rueda de prensa el fiscal estatal, Gerardo Octavio Solís.

Se presume que los agresores serían miembros del cártel local Nueva Generación, ya que al menos uno de ellos llevaba en sus ropas las siglas de ese grupo criminal, añadió el fiscal.

Uno de los jóvenes era estudiante de la Universidad de Guadajara, que en un comunicado denunció que este crimen es resultado del "clima de inseguridad que padecemos en Jalisco y la indefensión en la que nos encontramos frente al crimen organizado".

La fiscalía descarta que pueda ser un secuestro toda vez que no se pidió rescate ni los agresores establecieron comunicación con la familia.

Según Solís, el asesinato de los hermanos podría estar ligado con un ataque contra guardias de seguridad de una persona no identificada que es vecino de los jóvenes y que pudo ser resultado de una confusión.

En el lugar donde se encontraron los cuerpos se localizó además un mensaje de amenaza contra el gobierno de Jalisco, añadió el funcionario.

Según medios locales, que citan a familiares, lo cadáveres de los hermanos fueron localizados el domingo en una carretera.

Jalisco es uno de los estados más golpeados por el crimen organizado, que trafica drogas y combustible robado.

kg