Monterrey.- Ante el posible traslado de reos del penal de Apodaca hacia otros de la entidad o de otras partes del país, familiares se manifestaron de nuevo a las afueras del reclusorio, donde el domingo fueron victimados 44 y escaparon 30.

Durante la madrugada, allegados a los internos, en particular mujeres, se confrontaron con policías estatales, quienes vigilan el acceso y perímetros del Centro de Readaptación Social (Cereso) y exigieron la presencia de alguna autoridad penitenciaria para que les informe de la situación.

Lo anterior, luego de que desde antes de la medianoche los propios internos alertaron a sus familiares sobre eventuales traslados.

'Nos comentaron que a las 3:00 de la mañana los trasladarían al penal de Cadereyta, pero no queremos, porque ahí comenzaría otra guerra, los van a matar', dijo una de las quejosas, quien tiene a su esposo en la prisión apodaquense.

'Los que son peligrosos ya se fueron, no queremos que los trasladen', dijo en alusión a los 30 delincuentes que se fugaron previo al asesinato colectivo de otros 44 en las primeras horas del domingo pasado.

'Estamos angustiadas, queremos que nos den la cara las autoridades y que no se los lleven', expresó otra mujer que pidió el anonimato ante medios de comunicación.

Sobre este asunto, el vocero de Seguridad estatal, Jorge Domene Zambrano negó el traslado de reos a otros penales, 'es un simple rumor'.

RDS