El presidente Felipe Calderón ratificó su compromiso de combatir al crimen organizado con toda la fuerza del Estado y llamó a avanzar en la aplicación de la Ley de Justicia Penal, para tener un sistema en la materia expedito y transparente.

Advirtió que la reforma al sistema de justicia penal 'será inútil' sino se transforman los cuerpos encargados de procurarla y administrarla porque 'si sigue habiendo corrupción en los cuerpos ministeriales, policiacos o judiciales, de nada servirá que se cambie' ese sistema y seguirá ocurriendo, como pasa, que 'la justicia queda al mejor postor'.

Al inaugurar el Segundo Foro Político 'Seguridad y justicia', el mandatario llamó a los gobiernos estatales a que redoblen el esfuerzo de aplicar esta reforma, 'a fin de que todos los mexicanos tengamos lo más pronto posible acceso a un sistema de justicia transparente y expedito'.

Comentó que la reforma fue 'un gran paso' y ahora lo que sigue es aplicarla en forma adecuada; recordó que en siete entidades ya está en vigor, en dos más ya hay una fecha próxima para su establecimiento y en más de 50 por ciento se trabaja para llevarla a buen fin.

El Ejecutivo federal añadió que el gobierno federal hace la parte que le corresponde para avanzar en la aplicación de un sistema de justicia más eficiente y justo, para lo cual fortalece y profesionaliza sus propias instituciones de seguridad y justicia.

Calderón Hinojosa abundó que con este fin se hacen evaluaciones, se da entrenamiento y se equipa mejor a la Policía Federal, a la vez que se da apoyo a las autoridades locales para que en el ámbito de su competencia hagan el mismo esfuerzo.

En lo que toca a seguridad pública, externó que el gobierno federal ha aplicado más de 14 mil evaluaciones de control de confianza para ver si se cuenta con agentes de seguridad confiables.

Además han sido dados de alta más de seis mil jóvenes, la mayoría de ellos egresados de centros universitarios, con lo que se pretende dar un nuevo perfil de policía investigador, con generaciones de agentes profesionales, honestos, con valores y con mística, que permitan transformar la realidad policiaca.

El Ejecutivo federal refirió que en la Procuraduría General de la República (PGR) se hace un esfuerzo similar con más de seis mil evaluaciones de control de confianza para la permanencia de su personal y ese es un paso previo para que policías y agentes del Ministerio Público puedan ejercer sus nuevas facultades.

Acompañado por los secretarios de Gobernación, Fernando Gómez Mont, y de Seguridad Pública, Genaro García Luna, el presidente Calderón exhortó también al Congreso de la Unión a que apruebe las iniciativas que envió en materia de reforma penal para tipificar delitos que no están debidamente configurados.

'Queremos cerrar los vacíos legales que permiten la impunidad, precisamente para que peligrosos delincuentes dejen de salir caminando de las cárceles precisamente por configuraciones insuficientes de la tipología penal', expuso.

Calderón Hinojosa también se pronuncio por acelerar los procesos correspondientes para que los juicios orales entren en vigor y se apliquen lo antes posible.

El mandatario indicó que para recuperar la paz es necesario 'entrarle de frente al problema' y no eludirlo, al tiempo que señaló que la lucha contra la violencia y la criminalidad 'vale la pena'.

Sostuvo que la seguridad y la justicia son asuntos que competen a todos, fundamentalmente al gobierno, 'y no eludimos esa responsabilidad'.

Sin embargo insistió en que la aplicación de la reforma no depende sólo de que se haya promulgado, sino que requiere del diseño de corporaciones policiales y ministeriales mejores y, sobre todo, de la vigilancia, la propuesta y la existencia de los ciudadanos para que tenga éxito.

'Si bien es cierto que un gobierno de calidad requiere instituciones de calidad, también es imprescindible una ciudadanía que participe, que opine, que se organice, que exija, que se manifieste por los cauces que prevé la ley y la constitución', destacó.

Felipe Calderón recordó que en el combate a la violencia y al crimen, la presencia de las fuerzas federales da a las instituciones locales una oportunidad para reorganizar y depurar sus instituciones, al tiempo que alertó que si no se aprovecha esta presencia, es poco lo que puede hacerse al mantenerse este esfuerzo.

Es 'iluso' suponer que si se repliega o se retira el gobierno federal, los criminales van a desistir de su propósito de apoderarse de las comunidades y de la vida de cada uno de los ciudadanos, recalcó el mandatario federal.

/doch