Mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador consideraba que los casos de feminicidio son parte de la decadencia social que se heredó del neoliberalismo, un grupo de mujeres pertenecientes a colectivos feministas protestaba de nueva cuenta afuera de Palacio Nacional en contra de los feminicidios y la violencia de género.

Un día antes, el mandatario mexicano había hecho un llamado para no pintar las paredes de Palacio Nacional; el colectivo realizó nuevas pintas para reclamar justicia por los feminicidios de Ingrid Escamilla y la niña Fátima.

Además, las mujeres leyeron un comunicado donde exigieron políticas públicas con perspectivas de género.

Al interior de Palacio, López Obrador aseveró que su gobierno trabaja en enfrentar los problemas de violencia, feminicidios y reiteró que “en estos casos (los feminicidios), como en todos los problemas sociales, el enfoque que están imprimiéndole es el atender las causas, es ir al fondo, es bienestar y fortalecimiento de valores, evitar la desintegración de las familias, la familia es fundamental, a lo mejor en otros países no tanto, pero en México la familia es el pilar principal de la convivencia”.

Y atajó: “No estoy evadiendo mi responsabilidad, quiero nada más que seamos lo más objetivos posibles y que actuemos con integridad y se hable con la verdad”. Señaló que durante su lucha del pasado “nosotros enfrentamos un régimen que desaparecía a personas, un régimen que desgració a muchos y nunca rompimos un vidrio; o sea, es posible protestar sin violencia, la no violencia es una opción”, añadió López Obrador.

Sobre los cuestionamientos de la posible creación de una fiscalía especializada para atender el feminicidio, el mandatario mexicano dijo que su gobierno busca hacer todo lo que haga falta para enfrentar “todos los desafíos”; sin embargo, señaló que la creación de la fiscalía le corresponde a los congresos estatales y federal.

Por separado, y respecto del asesinato de la niña Fátima, el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, anunció que la administración federal emprenderá una mejor coordinación entre las instituciones encargadas de la atención a la mujer, con el propósito de evitar más feminicidios en el país, fenómeno que —indicó— no está “desbordado”.

“Hay que revertirlo, el primer paso es reconocerlo, tomar conciencia, pero también hacer acciones desde uno mismo y en el caso de la autoridad, cumplir con nuestra responsabilidad”, expresó Encinas. (Con información de Jorge Monroy)

Recompensa, en caso de ataque a saxofonista

El gobierno de Oaxaca dio a conocer que se ofrecerá una recompensa de 1 millón de pesos para localizar al presunto autor intelectual del ataque con ácido contra la saxofonista María Elena Ríos.

Cabe señalar que la joven fue atacada el 9 de septiembre del 2019 con ácido, en el rostro y el cuerpo en su domicilio, presuntamente por dos hombres, padre e hijo, que ya fueron detenidos y vinculados a proceso por feminicidio en grado de tentativa.

Sin embargo, la saxofonista ha señalado como autor intelectual a Juan Vera Carrizal, un exdiputado priista y empresario gasolinero, que es acusado de haber amenazado a la joven.

[email protected]