Un grupo de parlamentarios europeos solicitó este jueves a las autoridades mexicanas que protejan a una caravana humanitaria que partirá a San Juan Copala, en el estado sureño de Oaxaca, después de que un primer convoy fuera atacado en abril, provocando la muerte de dos personas.

Los eurodiputados pidieron en una carta abierta "protección para una segunda caravana humanitaria yendo a San Juan Copala los días 7 y 8 de junio" y para la población local, los indígenas triqui, además de una "investigación y persecución judicial de los autores de los dos asesinatos del 27 de abril".

Individuos encapuchados atacaron ese día una caravana con unos 40 activistas con alimentos y ayuda humanitaria para los indígenas, asesinando a un finlandés y una mexicana.

La montañosa región donde viven los indígenas triqui es escenario de un conflicto que se estima que ha dejado unos 150 muertos en la última década.

En su misiva, los europarlamentarios exhortan al gobierno mexicano a "asegurar las condiciones de seguridad" de los integrantes de la segunda caravana y garantizar que "puedan cumplir su cometido humanitario y de derechos humanos".

Igualmente, solicitan "garantizar la seguridad personal de todos los sobrevivientes de la caravana del 27 de abril" y actuar "de manera diligente para evitar que el virtual estado de sitio impuesto sobre San Juan Copala sea eliminado de inmediato".

Los legisladores piden finalmente que se aceleren "las investigaciones criminales de estos hechos" y se sancionen "adecuadamente y lo más pronto posible a los asesinos materiales e intelectuales" de ese ataque.

La misiva fue firmada por una decena de europarlamentarios del partido de los Verdes y otras formaciones de izquierda.

/doch