Desde diciembre, el gobierno de España alertó a los ciudadanos de este país que desearan viajar al extranjero sobre las condiciones de peligrosidad que se viven en el estado de Guerreo y en el puerto de Acapulco, lugar donde fueron ultrajadas un grupo de turistas.

A través de la sección Recomendaciones de viajes , en la página del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de este país europeo y actualizada por última vez el 26 de diciembre, las autoridades españolas advierten a sus nacionales que dentro de las zonas de especial peligrosidad se encuentra Guerrero. La advertencia detalla que en especial deben evitarse las zonas montañosas de esta entidad y la costa del Pacífico que abarca. En Acapulco, la delincuencia organizada ha protagonizado incidentes violentos y si bien hasta ahora no han afectado a turistas extranjeros o a lugares frecuentados por los anteriores, en todo caso, se recomienda extremar prudencia , destaca el Ministerio.

La oficina diplomática española asegura que en general las zonas turísticas más importantes del país no presentan hasta ahora problemas de seguridad, siempre que se permanezca dentro de los circuitos turísticos; sin embargo, hace una especial aclaración respecto de Acapulco en el estado de Guerrero.

El problema de inseguridad que afecta a México se materializa en una elevada incidencia de la delincuencia relacionada con los secuestros, la extorsión, y los asaltos en la vía pública y en el transporte público. Si bien los turistas extranjeros muy raramente son víctimas de secuestros o extorsiones, sí pueden serlo de asaltos y robos , expresa el Ministerio. Respecto a las acciones llevadas a cabo por el gobierno a favor de las españolas violadas en Acapulco, la SRE informó que el Canciller, José Antonio Meade, se comunicó con el embajador de España en México, Manuel Alabart, para ofrecer el apoyo del gobierno para la atención a todas las víctimas de estos hechos.

ana.langner@eleconomista.mx