El mandatario Andrés Manuel López Obrador dijo que no promoverá, a menos de que sea “indispensable”, la consulta para enjuiciar a expresidentes de la República. Reiteró su postura de no anclarse al pasado y que su gobierno se enfoque en atender el desarrollo del país.

En Palacio Nacional, López Obrador indicó que su postura únicamente cambiaría en caso de que fuera mucha la exigencia de la ciudadanía para que se abra un juicio contra los expresidentes de México.

“Si es indispensable, se hace, pero yo no creo que debamos estar anclados en el pasado, que debemos de ver hacia adelante. Ese es mi punto de vista, eso es lo que he sostenido, sólo que sea mucha la exigencia de la gente, porque yo siempre le voy a hacer caso a los ciudadanos”, acotó.

“Dije que justicia también significa prevenir delitos y que el compromiso era actuar hacia adelante en lo que a nosotros nos corresponde, con honestidad y el no permitir la corrupción. Yo voy a seguir manteniendo esa postura, porque creo que debemos de dedicar todo nuestro tiempo, todos nuestros esfuerzos a que cambie el país, a que haya una verdadera transformación”, comentó.

Defiende “consultas”

Por otra parte, el presidente López Obrador aseguró que la consulta que hizo el domingo pasado en Durango durante una asamblea que encabezó en Gómez Palacio, en la cual se decidió cancelar el Metrobús en aquel estado, es democrática y representativa.

“Se me cuestionó por esa decisión —pero fue una consulta—, y de manera despectiva, como si esto no fuese aplicable, se dice: ‘A mano  alzada’. Yo no sé cómo era la democracia entonces en Atenas, en Grecia”, manifestó.

[email protected]