Desde que se declaró la guerra contra el narcotráfico por el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa (PAN), días después de que asumiera la Presidencia de la República, en el 2006, los registros de algunos de los delitos de mayor impacto social, como el robo con violencia o los asesinatos, han presentado una variación al alza con el pasar de los años.

En el 2017, la suma de las carpetas de investigación abiertas por robos —en cualquiera de sus modalidades—, lesiones, homicidios, delitos patrimoniales, así como violaciones y secuestros, entre otros ilícitos, alcanzaron un total de 1 millón 807,772 casos, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

El único año que se le acerca es el 2011, cuando se contabilizaron 1 millón 741,235 carpetas por delitos en las 32 entidades.

En materia de asesinatos, en el 2007, las averiguaciones previas sumaron un total de 10,253 casos registrados en el territorio nacional. Desde entonces han pasado 10 años y los casos procesados en las fiscalías y procuradurías estatales por homicidios dolosos nunca antes habían registrado un nivel como el de ahora, ya que el 2017 terminó con 25,339 averiguaciones por este delito.

Los números del 2017 lo colocan como el año de mayor cantidad de homicidios dolosos registrados desde que se llevan registros federales, en 1997.

Si se compara el 2007 con el 2017, las investigaciones que se llevan por asesinatos en el país se han incrementado 147%, acumulando un total de 199,958 carpetas de investigación en toda la década.

En robos con violencia, de acuerdo con el Secretariado, el 2007 concluyó con 161,014 carpetas de investigación, en tanto que el 2017 acumuló un total de 232,259 casos registrados oficialmente; es decir, el aumento es equivalente a 44.24 por ciento.

En los últimos 10 años, sólo se ha registrado un año con mayor número de carpetas de investigación por robos con violencia: el 2011, que cerró con 247,054 averiguaciones previas.

ENTIDADES PUNTERAS POR CADA 100,000 HABITANTES

Como parte de la nueva presentación de incidencia delictiva del país, los asesinatos, el feminicidio, el secuestro, la extorsión, el robo a casa habitación, el robo a vehículo y el robo a transeúnte han sido desagregados a tasas por cada 100,000 habitantes, la manera más aceptada de medir la delincuencia.

Los registros de los siete delitos listados sólo están disponibles entre el 2015 y el 2017; no obstante, en este periodo se observa un aumento de seis de los siete.

En materia de asesinatos destaca el caso de Colima. Ninguna otra entidad ha registrado un deterioro tan grave en este delito en el último trienio. En el 2015, el estado ubicado al oeste del país registró 22.39 asesinatos por cada 100,000 habitantes; para el 2016, la incidencia escaló a 68.23 y para el año pasado, dicho registro llegó a 93.34, colocándose a la cabeza como el estado donde hay mayor incidencia de asesinatos en el país, por arriba incluso de entidades punteras históricamente en el delito, como Guerrero.

Otra entidad que destacó en los delitos desagregados por cada 100,000 habitantes es Tabasco, que se ha posicionado como la entidad a la cabeza en robos a transeúnte en México en los últimos tres años. Este 2017 cerró con una incidencia de 314.97 delitos.

Por su parte, Baja California Sur fue, en el 2017, la entidad en donde hubo mayor incidencia de robos a casa habitación, pues concluyó el año con una tasa de 355.75. Durante el trienio con datos disponibles, el estado ha fluctuado entre el primer y segundo puesto a nivel nacional.

feminicidios

En feminicidios, tres estados han ocupado el primer lugar en el último trienio. Se trata de Sonora, que en el 2015 se ubicó a la cabeza de las 32 entidades con una tasa de 1.64; en el 2016 el primer lugar lo ocupó Colima con una incidencia de 5.90 casos por cada 100,000 mujeres, mientras que para el año pasado, en primer lugar se ubicó Sinaloa, con 5.33 casos.

Asimismo, entidades como Guerrero y Tamaulipas, que han registrado altos niveles de violencia y asesinatos en los últimos años, mantienen una tendencia al alza.

De acuerdo con el Secretariado, Guerrero pasó de tener una tasa de asesinatos de 56.50 por cada 100,000 habitantes en el 2015 a 61.67 en el 2016 y a 64.26 en el 2017.

En tanto que Tamaulipas cerró el 2015 con una tasa de 15.04 asesinatos por cada 100,000 habitantes; en el 2016, los registros alcanzaron una tasa de 16.60 y para el año pasado la entidad concluyó con una incidencia de 22.19 homicidios dolosos.