Con la problemática de la pandemia del Covid-19 y la parálisis económica, “no es aconsejable abrir más frentes de batalla” entre el gobierno y la iniciativa privada, advirtió Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia de la República.

Al inaugurar la Reunión Anual de Industriales (RAI) 2020, organizada por la Concamin, reconoció que existe un problema en la comunicación entre ambas partes y “poner obstáculos a la inversión, es traicionar el combate a la pobreza”.

Ante empresarios mexicanos, alemanes y franceses, Romo dijo: “El presidente de la República tiene una política energética clara de fortalecer a Pemex y CFE, de no endeudarse, no subir precios al consumidor y fortalecer la soberanía nacional. Ustedes tienen claro cómo fortalecer esa política, con inversiones”.

Sin embargo, cuestionó que algo sucede, “no nos estamos comunicando bien o no nos estamos escuchando bien”.

Informó que desde la Oficina de la Presidencia se trabaja el documento en el cual, juntos gobierno e iniciativa privada analizan cómo “podemos tener la política energética del gobierno fortalecida con un sector productivo más competitivo y un país más atractivo, y consumidores con precios de energía al alcance de cualquier bolsillo”.

Alfonso Romo mencionó que esta economía de guerra, también es una economía de oportunidades.