La diputada federal priista Carolina Monroy del Mazo no descarta dados cargados en la elección interna por la candidatura del PRI al gobierno del Estado de México.

Entrevistada por El Economista, niega que sea juez y parte al ser secretaria general del Comité Ejecutivo Nacional del PRI y a la vez aspirante a la candidatura a la gubernatura mexiquense.

¿El PRI no va bien en las preferencias electorales a nivel nacional?

En el Estado de México el PRI es líder como partido en el gobierno, pero además cuenta con una preferencia amplia, que se ampliará aun más una vez que arranque la campaña y se conozca a la candidata o candidato.

¿No ve dados cargados?

No sé. ¿Cómo ves tú? (la legisladora se ríe).

¿Qué se juega el PRI en la elección?

La elección en el Estado de México es especialmente significativa porque se juega su volumen electoral; para todos es conocida (...) la Lista Nominal del Estado de México. Me parece que será el principio de un nuevo tiempo para el PRI.

¿Le asusta una posible alianza PAN-PRD?

Seguramente en algún estado o alguna región lo lograrán (...) No lo veo (que se concrete). Ni así nos ganan.

¿Qué tiene de ventaja Carolina Monroy frente a sus competidores?

Creo que lo que me podría ayudar a buscar la candidatura y después la gubernatura es lo que he sido y lo que no soy. Las dos cosas. Que he sido 32 años servidora pública iniciando por los cargos sencillos pero muy dignos; he sido electa en dos ocasiones; una mujer con defectos e imitación seguramente, pero también en mi vida personal y mi vida profesional están a la vista.

¿Y la cercanía familiar con ?el presidente ayuda?

Es un honor esa cercanía. Somos familiares en grado muy, muy lejano, no sé si en cuarto grado cuando menos, pero somos muy cercanos en el afecto, en el respeto que tengo por él. Ha sido uno de los mejores gobernadores que ha tenido nuestro estado en muchísimos años y es un honor, (es) muy querido y respetado.

¿Su condición de mujer le ayuda ?o le afecta?

Yo creo que ni lo uno ni lo otro, aquí no se trata de mujer u hombre.

Aquí gana quien tenga la mayor calidad moral, personal y profesional, y creo que es lo que puedo ofrecerle a mi partido.

¿Y cómo ve a sus competidores?

Somos amigos, no hace falta buscar una cercanía. Estamos en muy buenos términos todos.

¿Entonces quiere ser candidata?

Claro que me gustaría ser gobernadora. Primero ser candidata, y estoy segura de que siendo candidata puedo ganar, porque tengo la fuerza, la preparación y porque sé exactamente para qué quiero gobernar el Estado de México.

jmonroy@eleconomista.com.mx