Presentada con bombo y platillos desde Los Pinos el pasado 15 de diciembre y turnada para su análisis y eventual aprobación a la Cámara de Senadores, la iniciativa de reforma política del Ejecutivo federal, presentada como el gran decálogo del Presidente, se quedó en la congeladora legislativa.

El secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, apostó a que la propuesta del presidente Felipe Calderón Hinojosa se concretaría antes del pasado 30 de abril y perdió.

Analizada con lupa desde la casona de Xicoténcatl junto con los especialistas en la materia y desmenuzada a la par, mediante foros en todo lo largo y ancho de la República, por el responsable de la política interior del país, los senadores determinaron de última hora dejar el tema para después.

Ninguno de los 10 puntos contenidos en la propuesta presidencial se concretó.

Poder ciudadano, en el olvido

Al dar a conocer públicamente su propuesta, Calderón Hinojosa argumentó que no se podía permitir que la nación se quedara frustrada en sus aspiraciones por falta de acuerdos y de ahí la necesidad de emprender varias reformas, entre ellas la política.

El objetivo de la propuesta del Ejecutivo, precisó, es dar más poder al ciudadano y fortalecer la democracia para que quien ejerza el poder se someta de manera más clara a la voluntad de la sociedad.

Aquí el contenido de la propuesta:

1- Reelección consecutiva de alcaldes y jefes delegacionales hasta por 12 años.

2- Reelección consecutiva de legisladores federales y locales hasta por 12 años.

3- Reducir de 128 a 96 el número de senadores y de 500 a 400 los diputados federales.

4- Aumentar de 2 a 4% la votación requerida para que un partido político conserve su registro.

5- Incorporar la figura de Iniciativa Ciudadana.

6- Incorporar la figura de las candidaturas independientes para todos los puestos de elección popular.

7- Incorporar la segunda vuelta electoral para la elección a Presidente de la República.

8- Reconocer a la Suprema Corte de Justicia de la Nación el derecho de presentar iniciativas de ley en el ámbito de su competencia.

9- Incluir la iniciativa preferente para que el Ejecutivo pueda presentar al inicio de cada primer periodo ordinario de sesiones del Congreso, dos iniciativas que de no votarse en el periodo se considerarían aprobadas.

10- Facultar al Ejecutivo federal para presentar observaciones parciales o totales a los proyectos de ley aprobados por el Congreso y al Presupuesto de Egresos de la Federación.

[email protected]