Empresarios y expertos coinciden en que la implementación de los lineamientos que pretenden sacar los alimentos chatarra de las tiendas escolares a partir de próximo ciclo escolar no será suficiente para abatir la obesidad entre los niños mexicanos, sino que es necesario armar un plan integral que impacte y mejore los hábitos alimenticios de la población, informó W Radio.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Mario Sánchez Ruiz, sostuvo que antes de tomar decisiones tan drásticas como prohibir el consumo de ciertos productos y con ello afectar a las empresas que los elaboran, las autoridades de salud y educación deben elaborar una política pública integral que atienda todos los factores que han influido en que la mayoría de los niños mexicanos tengan sobrepeso.

"Si queremos que se busquen soluciones para dar atención a ese problema tan grave como la obesidad infantil, tenemos que buscar que es un problema que no se resuelve con una sola acción sino que tiene que ser un tema multifactorial, tenemos que buscar todos los factores que se inciden en que este problema infantil se solucione, no es solo problema de lo que se vende en las escuelas, sino lo que se vende fuera, la alimentación en sus casas, son muchos factores. Antes de que se tomen acciones tan drásticas como esas tenemos que platicar sobre una política pública".

En tanto Jorge Javier Romero, Doctor en Ciencia Política por la Universidad Complutense de Madrid, recalcó que la prohibición de productos chatarra en las tiendas escolares de nada servirá mientras no haya una educación en los hábitos alimenticios de las familias, pues fuera de las escuelas los propios padres de familia compran comida popular que contiene más grasas y calorías que los propios productos chatarra.

"No se puede combatir con una prohibición de este tipo, sino que tiene que haber un proyecto educativo que contribuya a cambiar hábitos alimenticios en el país".

En tanto, Omar Ibarra, Director de Desarrollo Empresarial de la Secretaría de Economía, manifestó que las empresas que hoy se sienten amenazadas por los lineamientos que pretenden prohibir alimentos chatarra a partir del próximo ciclo escolar deben ver esta situación como una nueva oportunidad de negocio.

"Hay empresas que verán disminuidos la venta de esos productos por esta circunstancia, pero habrá otras que verán aquí una oportunidad, los invitamos a que vean un tema de bien común, de beneficio público en la cual estas empresas que ofrecen estos productos tendrán otras alternativas de alimentación con los nuevos estándares que se trata de que queden establecidos".

/doch