Al advertir que la clasificación errónea, el subreporte y la reclasificación intencional de datos delictivos son reflejos indiscutibles de la debilidad institucional que vive el país, la organización México Evalúa identificó que dos de cada tres gobiernos estatales de nuestro país, no cuentan con datos precisos y veraces sobre el número de homicidios que se cometen año con año.

Como parte de la segunda edición del informe Fallas de Origen, el cual analiza la calidad de las cifras de homicidios culposos y dolosos en cada una de las entidades federativas, la organización también indicó que, a nivel nacional, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reportó, de 2015 a 2019, 6.1% (9,138) más defunciones por asesinato que las víctimas de homicidio doloso que reportó el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

“Un gobierno que trabaja con datos imperfectos no será capaz de generar un diagnóstico acertado y soluciones precisas para contrarrestar la ola de violencia que azota a México. Tenemos que lograr que cada víctima de homicidio cuente”, aseguró Edna Jaime, directora general de México Evalúa.

Factores para mala clasificación

El informe expone que los factores que pueden explicar las fallas en el registro de los homicidios en el país, van desde la posible falta de capacitación al momento de la sistematización de los datos, capacidades limitadas de investigación, hasta falsificación de datos o intención deliberada de modificarlos.

Para la elaboración de la edición 2020 del reporte se contrastaron datos entre diversas fuentes –como el Inegi y el SESNSP–, al tiempo que con herramientas estadísticas se documentaron patrones sospechosos en el registro de homicidios culposos.

A través de cuatro componentes, el reporte permite obtener el Índice de Confiabilidad de la Estadística Criminal, en donde en una escala del 0 al 10, con cero como la puntuación peor evaluada y 10 la puntuación óptima, entidades como Tamaulipas (5.08), Tabasco (5.75), Guanajuato (6.84), Puebla (6.90) y Oaxaca (6.90), fueron las peor evaluadas.

Esto último al identificar diversas irregularidades. En Tamaulipas, se observó que los homicidios culposos reportados entre 2015 y 2019 están significativamente por arriba de aquéllos que se reportaron en años anteriores; en Tabasco, los homicidios culposos presentan una tendencia ascendente, pues año con año se reportan más homicidios culposos.

En Guanajuato, las diferencias entre homicidios dolosos reportados por el SESNSP y el Inegi muestran periodos con irregularidades. Hay lapsos en que ambas series reportan cifras muy similares y otras en que hay diferencias mensuales de hasta 119 homicidios.

“En promedio, durante 2020 cerca de 97 personas fueron asesinadas cada día, es decir, cuatro cada hora”, recordó la ONG, al tiempo que recomendó crear un comité auditor de las estadísticas de homicidios y fortalecer las áreas de verificación de datos en las entidades.

maritza.perez@eleconomista.mx