Diputados federales del PRI y el PRD coincidieron en que la desaparición del panista Diego Fernández de Cevallos habla de la necesidad de modificar la estrategia de seguridad pública instrumentada por el gobierno federal.

Con este hecho, sin duda, se abre un parteaguas. Seguramente el tratamiento al tema de la seguridad pública y de la seguridad interior tendrá que sufrir un cambio y haber una revisión muy puntual de la estrategia de atención al tema de la seguridad pública, de riesgo y amenaza a la seguridad interior, sin duda , afirmó el priísta Ardelio Vargas Fosado, presidente de la Comisión de Defensa Nacional de la Cámara Baja.

En tanto que la perredista Leticia Quezada condenó la desaparición del excandidato presidencial del PAN y dijo que el hecho demuestra el clima de inseguridad que cada día crece en México.

Esto obliga al gobierno federal a que cambie su llamada estrategia contra la inseguridad. Forzosamente se tiene que llamar de manera emergente al gabinete de seguridad para cambiar la estrategia de seguridad , completó.

Por su parte, Carlos Navarrete (PRD, presidente del Senado de la República, se manifestó en contra de que los políticos cuenten con seguridad personal pagada por el Estado y afirmó que el caso de la desaparición de Fernández de Cevallos está poniendo a prueba a los aparatos de seguridad en México.

Me parece que los aparatos de seguridad mexicanos están a prueba, si no lograran pronto una localización de la persona del licenciado Fernández de Cevallos el mensaje es ominoso para el resto de los mexicanos; si un personaje de ese nivel no está seguro, imaginemos al resto de los mexicanos , expresó.

Por el PAN, el diputado Carlos Alberto Pérez Cuevas exigió una investigación, seria, pronta y expedita del caso.