El titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la Ciudad de México, Hiram Almeida, dijo que el contrato que se tuvo con la empresa Autotraffic, del 2015 a diciembre del 2017, fue muy “puro” en la adquisición de 58 aparatos que aplican las fotomultas, hoy en propiedad del gobierno capitalino, porque en caso contrario la dependencia hubiera derogado 330 millones de pesos.

“Lo que hicimos fue hacer un contrato financieramente viable que adicionalmente no afectó al presupuesto, es decir, que el gobierno de la ciudad no pagó ni un solo peso por la adquisición de esos aparatos. Se realizó un contrato viable de dos años; las multas pagadas, proporcionales a los cobros de las mismas, iban a pagar la naturaleza del contrato”, explicó.

En una reunión de trabajo con la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa, Hiram Almeida afirmó que el contrato con esa empresa concluyó en el pasado mes de diciembre.

“No hay un manejo irregular o extraño (...) hoy la totalidad del ingreso se aplicará en beneficios sociales como la mejora de las vías primarias, control de tránsito, operación y mantenimiento de vigilancia (...) también a todos aquellos que fueron afectados por los sismos”, dijo.

En tanto, el diputado del PRD Leonel Luna Estrada solicitó a la Secretaría de Seguridad Pública que realice una encuesta de satisfacción sobre el programa de las fotomultas a los ciudadanos para generar mesas de trabajo y hacer ajustes al Reglamento de Tránsito así como una campaña de conciencia de la relevancia del programa.

De acuerdo con una solicitud de información realizada por El Economista, con número de folio 0109000096018, se dio a conocer que la empresa Inteltrafico SA de CV resultó ganadora de la Licitación Pública Nacional LPN-30001066-001-18 para la operación y mantenimiento de los aparatos propiedad de la SSP capitalina para aplicar fotomultas, con un monto total adjudicado de 219.4 millones de pesos.