La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) informó que en los últimos 10 años se han localizado 855 fosas clandestinas, Guerrero con el mayor número de ellas, y en total se han exhumado 1,548 cadáveres, de los cuales se han identificado a sólo 796 personas y siguen sin identificar 752 cuerpos.

Al presentar el informe Desaparición de Personas y Fosas Clandestinas en México , el primer visitador de la CNDH, Ismael Eslava, dijo que los estados con más fosas clandestinas a septiembre del 2016, son Guerrero, con 195; Nuevo León y Veracruz, con 191 cada uno; Zacatecas (83); Coahuila (51); Colima (35); San Luis Potosí (34); Durango(18); Jalisco( 17) y Sonora (12).

Según los datos, 1,053 cadáveres exhumados correspondían al sexo masculino; 152 al sexo femenino y 343 no se determinó.

Adicionalmente, las instancias de procuración de justicia de Coahuila, Colima, Nuevo León y Veracruz informaron haber exhumado y/o encontrado 13,825; 37; 22 y 21,874 fragmentos de restos óseos y humanos, respectivamente, un total de 35,758.

Las autoridades de Baja California, Chiapas, Guanajuato, Michoacán, Tabasco, Tlaxcala, Yucatán y Ciudad de México dijeron no contar con antecedente alguno relacionado, en tanto que las de Chihuahua, Hidalgo, Morelos, Nayarit, Sinaloa y Tamaulipas fueron omisas en atender la solicitud.

El informe sobre desaparición de personas añade que el país enfrenta un problema estructural en la atención de la desaparición de personas, derivado de varios factores, entre ellos la falta de una ley en la materia, inconsistencias jurídicas, así como la falta de profesionalización de quienes deben atenderlo, aunado a la conjunción de impunidad, violencia, inseguridad, corrupción y colusión de diversos servidores públicos con la delincuencia organizada.

Cifras inexactas

Asimismo, durante el periodo de 1995 al 2015, existen 57,861 registros de personas reportadas como desaparecidas en toda la República Mexicana, ello no significa que exista igual número de personas desaparecidas en el país, sino que dicha cifra responde a la sumatoria que desde hace 20 años han reportado a la CNDH dichas instancias , explicó Ismael Eslava.

El informe documenta que las cifras oficiales del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas a octubre de 2016 suman 29,903, de las cuales 28,937 corresponden al fuero común y 966 al fuero federal.

Las personas reportadas como desaparecidas del fuero común que corresponde a 82.71% de los casos, se concentran en 11 estados del país: Tamaulipas, 5,563 casos (19.22%); Estado de México, 2,984 (10.31%); Jalisco, 2,523 (8.71%); Sinaloa, 2,385 (8.24%); Nuevo León, 2,374 (8.20%); Chihuahua,1,933 (6.68%); Coahuila, 1,620 (5.59%); Sonora, 1,288 (4.45%); Guerrero, 1,155 (3.99%); Puebla, 1,080 (3.73%) y Michoacán con 1,029 casos (3.55 por ciento).

Además dicho registro, en los últimos 10 años ha aumentado el número de personas desaparecidas, ya que en el 2007 hubo 662 casos; en el 2008, 822 registros; en el 2009 se presentaron 1,401 caos; y en el 2015 aumentó a 3,768, y el 2016 a 3,805 desaparecidos.

La diversidad de cifras evidencia la necesidad de que las autoridades sistematicen, compulsen y depuren los datos de personas desaparecidas, ya que el Informe muestra las inconsistencias y deficiencias de la información oficial disponible, por lo que se debe contar con registros pertinentes e integrales para medir la magnitud del problema , indicó el primer visitador.