Con tres meses de retraso quedó instalado el Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, mientras que en 25 entidades aún no han entrado en funciones las respectivas comisiones locales de búsqueda.

El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, dijo que la problemática de desaparición de personas “es mayor” y de acuerdo con el registro oficial se contabilizaron 37,485 “y seguramente es mucho más grande”.

El funcionario federal expuso en relación con la conformación de las comisiones locales de búsqueda, que es “un proceso complicado”, más en algunos estados que en otros.

“El que nos instalemos significa, sí, un reto de corto plazo a todas las entidades a constituirse formalmente”, justificó.

Ismael Eslava Pérez, primer visitador de la CNDH, señaló que a pesar de las voluntades políticas para atender “el flagelo” de las desapariciones, aún estamos lejos de poder dimensionar adecuadamente.

Expuso que “hoy en día 25 entidades federativas no han establecido su respectiva Comisión Local de Búsqueda y 11 no han constituido o puesto en operación por distintas causas su Comisión Local de Atención a Víctimas”, criticó.

De poco sirve, destacó, que se legisle en una materia si no se contemplan las medidas, recursos y previsiones necesarias para permitir que el contenido de las normas se concrete en los hechos.

Alfonso Navarrete Prida explicó que con el cruce de datos de plataformas digitales para realizar un registro nacional de personas desaparecidas, se pudo completar 26,000 registros que pudieran dar oportunidad para iniciar “seriamente” una búsqueda y localización.

“16,000 de estos registros se tenían con huellas dactilares y fotos, el trabajo tenía que ser de unificación de plataformas, como tiene que seguir siéndolo en materia de Seguridad Pública; hay mucha información que está desvinculada y que tenemos que unificar”, indicó.

Expresó que la concatenación de los datos de los laboratorios forenses de los estados con información del INE permitió “arrojar frutos” con 4,500 coincidencias de identificación y en 340 casos existe la certeza con nombre y apellido, y 300 de ellos con más de 10 años de la desaparición.

Por su parte, el PRD en el Senado presentó una iniciativa para que el INE, con base en el padrón electoral, realice la examinación de información decadactilar o biométricos con la finalidad de identificar desaparecidos o personas desconocidas.

La iniciativa presentada por el senador Miguel Ángel Mancera, en el primer transitorio menciona que los médicos forenses elaborarán las fichas decadactilares y deberán remitirlas al INE.

En consecuencia, el órgano electoral deberá proporcionar a los servicios médicos forenses de manera inmediata los resultados obtenidos derivado de la confronta realizada y en caso de obtener información positiva el Ministerio Público deberá ser notificado con datos del nombre y domicilio, para ubicar a los familiares.