El pleno de la Cámara de Diputados fue escenario de un duelo de mantas y gritos de diputados del PRI contra legisladores de la coalición PAN, PRD y MC, acusándose mutuamente de actos de corrupción de sus candidatos presidenciales José Antonio Meade y Ricardo Anaya, respectivamente.

Momentos antes de concluir la sesión de pleno de este jueves, el presidente de la Cámara, Edgar Romo (PRI), dio la palabra al diputado priísta Arturo Huicochea Alanís, quien desde su curul se lanzó contra el candidato Ricardo Anaya, para pediré que explique los recursos por los que obtuvo su patrimonio.

“Que el candidato del Frente Ciudadano aclare la posición política y la situación jurídica por la que está pasando y que evidentemente pone en entre dicho al proceso electoral en su conjunto. No es digno del proceso que estamos viviendo y mucho menos de la sociedad mexicana, una candidatura tan cuestionada, sometida, no de ahora, sino desde años, a cuestionamientos, en ninguno de los cuales ha quedado claramente establecido”, sentenció.

Mientras hablaba el diputado Huicochea Alanís, sus compañeros de bancada mostraron sendas cartulinas en las que se mostraba una caricatura con la imagen de Ricardo Anaya con la palabra “candiratón”. También exhibieron un muñeco vestido de preso, con la cara de Anaya, y billetes falsos.

Desde su curul, el diputado Federico Döring Casar (PAN), cuestionó a Romo por la conducción de la sesión, para favorecer a los diputados de su partido.

“Manifestar nuestra consternación porque estaba agotado el orden del día y usted le concedió el uso de la palabra (al diputado Arturo Huicochea) en esta chicanada legislativa al orador del PRI”.

El diputado Döring aprovechó para lanzar una consigna:  “Exigimos que haga el gobierno de la República, primero es que la PGR deje de ser la vocería del Comité Ejecutivo Nacional del PRI y que se dedique a investigar los delitos que nos agravian a todos y que no ha resuelto, respecto de Pegasus con el que espió a líderes políticos de la oposición y activistas de derechos humanos. Y no nos han aclarado cuánto dinero mal habido de Odebrecht llegó a la campaña del presidente de la República”.

Mientras se daba el intercambio de palabras, los diputados de la coalición PAN, PRD y MC también sacaron sus mantas en las que se pedía #FueraPGR y otra en la que se mostraba las insignias de la PGR con los colores del PRI.

El diputado Agustín Basave (PRD) intervino en esta confrontación para pedir que el gobierno federal no intervenga en el actual proceso electoral.

“Yo quiero exigirle al Presidente de la República que saque las manos del proceso electoral, y quiero exigir que se detenga el uso faccioso del SAT y de la PGR, porque lo que están haciendo es manipular a las instituciones mexicanas para meterse en el proceso electoral, para favorecer al candidato oficial y para atacar al candidato del frente”, comentó.

Finalmente, el vicepresidente de la Cámara de Diputados, Javier Bolaños (PAN), acusó al presidente de la Cámara, el pirísta Edgar Romo, de una conducción facciosa de la sesión.

“Vamos a analizar qué fue lo que pasó. Yo voy a tener que tomar decisiones personales, pero realmente insisto, para mí es penoso que se haya dado este acto, más allá del debate, más allá  de las argumentaciones que se puedan dar. Aquí lo que es penoso es que se haya puesto a la Cámara de Diputados, la Mesa Directiva haya dirigido la sesión al final al servicio del candidato”, dijo.

Luego de esta trifulca, el presidente de la Cámara levantó la sesión, y citó para la que tendrá lugar el próximo martes.

jmonroy@eleconomista.com.mx