A un mes del inicio del periodo ordinario de sesiones, ni en el Senado ni en la Cámara de Diputados se ponen de acuerdo para sacar grandes temas, como los nombramientos de fiscales y auditores anticorrupción.

Los vicepresidentes en el recinto de San Lázaro, Martha Tamayo (PRI) y Javier Bolaños (PAN), así como el senador Mario Delgado (PT-Morena), reconocieron que el proceso electoral de sucesión presidencial es un rubro que frena a los legisladores, porque se condicionan los acuerdos o se presentan escenas como la del martes pasado, cuando diputados usaron un momento de la sesión para deslindar a sus candidatos presidenciales, José Antonio Meade y Ricardo Anaya, de actos de corrupción.

“Forma parte del escenario que se está viviendo no sólo en el Legislativo, sino en todos los terrenos, en donde a todo se le atribuye un valor político-electoral. Nadie quiere hacer a un lado las opciones de tipo político-electoral, para tratar de avanzar por el país en los temas (pendientes)”, reconoció la vicepresidenta de la Cámara de Diputados, Martha Tamayo (PRI).

“Las campañas (presidenciales) contaminan el trabajo legislativo; todo lo que vemos es una polarización que se transmite a los grupos parlamentarios e interviene en la toma decisiones y por lo tanto en el trabajo legislativo. Sería ingenuo decir que esto no está ocurriendo y esto (no) nos tiene en un impasse. Todo tiene lectura política”, admitió el senador Mario Delgado.

Los acuerdos no llegan

Desde el pasado 1 de febrero, que inició el periodo ordinario de sesiones, la Cámara de Diputados sólo ha aprobado 11 dictámenes de puntos de acuerdo y reformas en temas de salud, medio ambiente y contra la violencia hacia las mujeres.

Sin embargo, temas álgidos como el nombramiento del auditor superior de la Federación y titulares de los órganos internos de control del INAI, Cofece e IFT, que implicarán cuotas para los partidos, no hay ningún acuerdo. En el caso del nombramiento del auditor, los diputados aún no se ponen de acuerdo si repondrán el procedimiento de nombramiento o votarán la terna que ya fue aprobada en comisiones en diciembre del 2017.

En la Cámara Baja también está pendiente que se aprueben, antes del 30 de abril, la ley de publicidad gubernamental que fue un ordenamiento de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. La presidenta de la Comisión de Gobernación, Mercedes del Carmen Guillén (PRI), dijo que aún no hay dictamen, porque pedirá que también se involucre la Comisión de Radio y Televisión.

Asimismo, en el recinto legislativo de San Lázaro está pendiente la discusión de la iniciativa del presidente Enrique Peña, ya aprobada por el Senado, para regular los nuevos servicios financieros, conocida como la Ley Fintech, que originalmente sería discutida el martes, pero se pospuso de manera indefinida.

Más aún, el órgano encargó de definir la agenda mínima que se aprobará en la Cámara antes del 30 de abril (la Conferencia para la Dirección y Programación de los Trabajos Legislativos) no ha sesionado. Los diputados tampoco han acordado trabajar en conferencia con el Senado para que los temas en los que logren acuerdo, se aprueben en ambas cámaras.

La diputada Martha Tamayo llamó a los 500 legisladores en San Lázaro a recapacitar y no dejar que el tema de la sucesión presidencial limite los acuerdos.

“Que todo mundo recapacitemos y nos aboquemos. Han salido temas, pero muy pocos, en donde no hay ninguna objeción y aun así se aprovecha la oportunidad de la tribuna para mandar un mensaje político-electoral”, comentó.

El vicepresidente Javier Bolaños (PAN) demandó que una vez que sesione la Conferencia, la Junta de Coordinación Política de la Cámara haga públicos los acuerdos a los que se lleguen, para ver qué bancadas se niegan a apoyar los temas trascendentales.

“Nadie puede negar que esté influenciado por este asunto, pero no debe ser pretexto para que no lo atendamos. Si hay diputados que consideran que este periodo electoral constituye un freno o un obstáculo, todos tenemos suplentes, bien podemos hacer uso de espacio de esa figura para que haya personas que puedan dedicarse de tiempo completo a analizar y debatir”, dijo.

EN la cámara alta, NADA DIFERENTE

En el Senado de la República las cosas no son diferentes. Del 1 de febrero a la fecha, el pleno ha aprobado 23 dictámenes y 15 puntos de acuerdo. Sin embargo, temas torales, como los nombramientos del fiscal general y el fiscal anticorrupción, están detenidos.

El senador Mario Delgado dijo que el tema de los nombramientos de los fiscales difícilmente podrá transitar antes del 1 de abril, porque hay grupos parlamentarios como el llamado bloque PT-Morena, que buscan que antes se lleve a cabo una reforma al artículo 102 constitucional para garantizar la plena autonomía de los mismos.

El Senado de la República también tiene como pendiente dictaminar las leyes secundarias de la reforma al sistema de justicia laboral, además de que los senadores llevan su propia agenda para construir una ley para regular la publicidad gubernamental.

Sin aprobarse en Diputados:

  • Iniciativas del Ejecutivo en materia de justicia cotidiana.
  • Ley Fintech.
  • Reforma para aumentar sanciones por violencia política contra las mujeres.
  • Nombramiento de titulares de órganos internos de control.
  • Nombramiento del titular de la Auditoría Superior.
  • Reforma reglamentaria del artículo 29 de la Constitución, que norma el proceso de suspensión o restricción de derechos y garantías en casos de invasión.
  • Reformas a la ley general contra la trata de personas.

Sin aprobarse en Senadores:

  • Nombramiento del fiscal general y fiscal anticorrupción.
  • Ley de publicidad gubernamental.
  • Expedición de la Ley de la Fiscalía General de la República.
  • Leyes secundarias de la reforma al sistema de justicia laboral.
  • Procesar la designación de dos comisionados del INAI antes del 31 de marzo.

[email protected]