El Colegio de Ingenieros Civiles de México (CICM) dijo el jueves que encontró evidencia de defectos como fisuras y deformaciones en varios puntos de la estructura de la Línea 12 del Sistema de Tansporte Colectivo (STC) Metro que sufrió un accidente la noche del 3 de mayo, con un saldo de al menos 26 muertos.

A inicios de mayo, dos vagones de la también llamada Línea Dorada, construida por el consorcio integrado por las mexicanas Empresas ICA y Grupo Carso, y la francesa Alstom, cayeron al pavimento en el este de la ciudad tras colapsar un paso elevado sobre una avenida.

"Se detectaron deficiencias y vulnerabilidades que requieren mayor estudio", afirmó Bernardo Gómez, coordinador del Comité Técnico de Seguridad Estructural del CICM, al detallar una inspección ocular realizada por 37 brigadas a lo largo de 11.1 kilómetros de la línea, que excluyó el lugar del siniestro.

Bernardo Gómez, coordinador del Comité Técnico de Seguridad Estructural del CICM. Foto EE: Cortesía CICM

Entre los defectos descubiertos, los especialistas hallaron fisuras en columnas, vigas y cabezales, separación insuficiente entre partes de la estructura, diafragmas colocados deficientemente o inexistentes y deformaciones en elementos de apoyo.

La inspección inicial del CICM constató que las vulnerabilidades podrían provenir de la construcción, aunque Gómez advirtió también que hay que tomar en cuenta sucesos como los sismos que golpearon a la ciudad en 2017, los cuales "pudieran haber generado una degradación adicional".

El miércoles, la empresa noruega DNV, contratada por las autoridades capitalinas para realizar un peritaje en el punto en que se registró del accidente, informó que la causa del siniestro fue una falla estructural por deficiencias en la construcción, según los estudios preliminares.

El siniestro ha colocado en el epicentro de la polémica al canciller Marcelo Ebrard, quien gobernó la capital de 2006 a 2012, cuando fue construida la línea, cerrada parcialmente después de su inauguración para solucionar fallas de infraestructura, en medio de acusaciones de supuesta negligencia y corrupción.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y su antecesor, Miguel Ángel Mancera, también han sido señaladas, al igual que las empresas implicadas en la obra, que por el momento han dicho que no realizarían comentarios, algunas hasta que los peritajes sean definitivos. 

kg