Durante una breve audiencia el viernes, el exsecretario de la Defensa Nacional durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, Salvador Cienfuegos, recibió la orden de permanecer bajo custodia estadounidense al menos hasta que se lleve a cabo una audiencia formal sobre su detención, la próxima semana.

Un magistrado federal emitió la orden luego de que los abogados de Cienfuegos, quien fue arrestado en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles ayer, pidieran el aplazamiento de la audiencia de detención.

Lo apodaban El Padrino

De acuerdo con una investigación estadounidense, Cienfuegos, usó el poder del cargo que ocupó entre 2012 y 2018 para proteger al cártel de los hermanos Beltrán Leyva, dirigiendo operaciones militares contra grupos rivales e incluso los apoyó con el transporte marítimo para enviar drogas.

Cienfuegos Zepeda, arrestado en el principal aeropuerto de Los Ángeles el jueves, aceptó sobornos a cambio de protección que incluía advertir a los miembros del cártel sobre las investigaciones de Estados Unidos, según fiscales en Nueva York que lo acusaron de tres cargos de tráfico de drogas y uno de lavado de dinero.

La detención del militar retirado de 72 años se produce poco antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos. El mandatario Donald Trump, que busca un segundo encargo, ha hecho de la represión a los cárteles de la droga una prioridad, aunque sin grandes avances desde que asumió el poder en 2017.

El arresto de Cienfuegos, apodado El Padrino y Zepeda, por su segundo apellido, en una acusación fechada en agosto de 2019 que fue clasificada hasta que estuvo bajo custodia estadounidense, marcó la primera vez que un exministro de Defensa mexicano ha sido acusado y detenido.

Su caída tendrá implicaciones de gran alcance para la guerra contra las drogas en México, que ha sido liderada por las fuerzas armadas durante más de una década.