A partir del próximo día 11 de agosto, la Cámara de Diputados se erigiría en jurado de procedencia para desaforar a los diputados federales Saúl Huerta Corona (exMorena) y Mauricio Toledo Gutiérrez (PT), acusados de violación de un menor de edad y de enriquecimiento ilícito, respectivamente, y a Uriel Carmona Gándara, fiscal de Morelos, por presunto lavado de dinero.

Ello dependerá de que el pleno de la Comisión Permanente apruebe el lunes 9 de agosto, por mayoría calificada de votos (dos terceras partes de los legisladores presentes), convocar a las cámaras de Diputados y de Senadores a realizar un segundo periodo de sesiones extraordinarias.

Además de desahogar esos tres asuntos, que corresponderá a la Cámara baja resolver en exclusiva, los diputados federales y senadores votarán también en el eventual periodo extra de trabajo la nueva Ley Federal de Juicio Político y Declaración de Procedencia, que abrogará la vigente Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos.

Ayer, la Primera Comisión de la Comisión Permanente aprobó por 13 votos de Morena, PAN, PT, PVEM y PES, y dos del PRI y MC en contra, el dictamen por el que se convoca al referido periodo de sesiones extraordinarias, mismo que será sometido ahora a la discusión y votación del pleno de la Comisión Permanente.

Cabe destacar que aun cuando dicho grupo de trabajo, que desahoga temas de las comisiones de Gobernación, Puntos Constitucionales y Justicia de ambas cámaras legislativas, ya había discutido y aprobado una y otra vez convocar a periodo extraordinario para que la Cámara baja desahogue los tres procedimientos de desafuero citados, a la fecha el pleno cameral de la Permanente no ha dado su aval al respecto.

Ayer, los senadores Manuel Añorve (PRI) y Noé Castañón (MC) insistieron en que solamente se deben votar los desafueros de los diputados federales Huerta y Toledo pero no el del fiscal morelense, a quien un juez de Distrito le otorgó una suspensión definitiva contra el procedimiento.

El desafuero del fiscal es el que ha trabado el acuerdo para convocar a periodo extraordinario porque la oposición insiste en no incluirlo y Morena quiere discutirlo.

rolando.ramos@eleconomista.mx