La familias de los 43 normalistas desaparecidos en Ayotzinapa urgieron este martes a que se acate la resolución del Tribunal Colegiado que dictaminó la creación de una Comisión de la Verdad, en vista de las nuevas revelaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) sobre Erick Eruviel Sandoval Rodríguez, a quien se le adjudicó la identidad de “La Rana”, sin que haya evidencias de que sea la misma persona. 

“Deben investigarse las irregularidades denunciadas por la CNDH en su reciente documento y sancionarse a las autoridades responsables, conforme a lo establecido en el propio documento (pág.13). No sobra mencionar que esta no es la primera ocasión en la que queda comprobada la ausencia de buena fe en las acciones del Ministerio Público en el caso”, apuntaron mediante una nota prensa. 

Asimismo, indicaron que aún está presente en las investigaciones la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) pese a que la investigación se trasladó formalmente a la la Subprocuraduría de Derechos Humanos Prevención del Delito y Servicios a la Comunidad (SDHPDSC) debido a las diversas irregularidades encontradas por Naciones Unidas, el Grupo de Expertos Independientes y la misma Comisión de Derechos Humanos. 

“La CNDH establece que el propio detenido presentó a agentes de la SEIDO elementos que acreditaban la equívoca detención y advierte que ésta no fue formalizada (pág. 3 del documento); por el contario, se informó al público en general, que Erick N tuvo una intervención decisiva en los hechos en contra de los estudiantes”, se precisó en el comunicado.