El diputado federal y aspirante a la dirigencia nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza, saludó la postulación de Héctor Larios y Rafael Moreno Valle a la presidencia y secretaria general de ese partido. Aunque criticó que su postulación haya sido cobijada por los Gobernadores panistas, Cortés confió en que haya una contienda democrática.

Marko Cortés –quien no desconoció su cercanía con el ex candidato presidencial, Ricardo Anaya-, dijo que en caso de ser elegido Presidente del PAN, sometería a consulta de los panistas si Damián Zepeda se mantiene como Coordinador en el Senado.

“Lo digo con toda claridad: el nombramiento de los coordinadores parlamentarios, debieron haber abonado a la unidad del partido. Tengo esa convicción  y como tal, yo cuando asuma la Presidencia Nacional del Partido, haré las consultas, tendré los diálogos con los legisladores, veré el funcionamiento de las cámaras y tomaré decisiones”, afirmó.

Entrevistado luego de entregar la Coordinación del PAN al diputado electo Juan Carlos Romero Hicks, Marko Cortés saludó la competencia que tendrá con Héctor Larios y Rafael Moreno Valle.

“La contienda aún no inicia. El reto hoy es unificar al PAN y nosotros en Acción Nacional estamos listos para ir a una contienda. Yo confío que ésta sea de altura, que sea una contienda de propuestas, de solución de los retos que tenemos y de esa manera, que los panistas voten y de forma contundente decidan por un candidato. Yo estoy puesto en ello y veo que tenemos enormes posibilidades de ganar la dirigencia nacional”, aseveró.

Cortés Mendoza criticó que Larios Córdova y Moreno Valle se hayan postulado bajo el respaldo de los gobernadores panistas Antonio Echavarría, de Nayarit; Carlos Joaquín González, de Quintana Roo; Carlos Mendoza Davis, de Baja California Sur; Francisco García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas; Francisco Domínguez, de Querétaro; José Rosas Aispuro, de Durango; Martín Orozco, de Aguascalientes; Antonio Gali, de Puebla, y el gobernador electo de Yucatán, Mauricio Vila.

“En el partido somos oposición, rebeldes por naturaleza, nos formamos en la oposición y creemos en esos ideales y hoy México, más que nunca, obliga a que tengamos un Partido Acción Nacional que  entienda la sana distancia que debe de haber entre el partido  y el gobierno.

“Por eso debe haber una sana distancia, entre el partido y el propio gobierno, para poder ser una fuerte oposición y debe haber también  todo el diálogo y todo el apoyo  a nuestros gobiernos  para que puedan hacer su función  y puedan cumplir la expectativa de los ciudadanos”, afirmó.

Finalmente, dijo que no desconoce su amistad con el ex candidato presidencial, Ricardo Anaya.

“Lo he dicho con toda claridad: yo jamás niego a mis amigos, tengo muchos amigos en Acción Nacional. Yo soy de los que en el PAN viene a sumar, a multiplicar, no me enseñaron a dividir ni a restar; al contrario, yo hoy veo que es absolutamente necesario que el PAN tenga un liderazgo que sepa sumar, que sepa incluir, que sepa dialogar con todas las visiones”, dijo.

[email protected]