Dos juezas federales congelaron temporalmente la puesta a disposición de las autoridades estadounidenses a Joaquín el Chapo Guzmán, luego de conceder una suspensión contra cualquier tipo de incomunicación o extradición sin cumplir con las formalidades del procedimiento.

El pasado viernes, la defensa de Guzmán Loera interpuso dos recursos jurídicos ante juzgados federales, por lo cual la juzgadora pidió a la Procuraduría General de la República (PGR) y a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informar al juzgado sobre la situación de los procedimientos girados contra el capo.

La defensa líder del Cártel de Sinaloa alega incomunicación, tormentos, pretender privar de la vida y tratar de sacar al quejoso del país, deportado o extraditándolo a Estados Unidos de América, sin respeto a las formalidades esenciales del procedimiento, en especial, hacerlo víctima de desaparición forzada.

El proceso de extradición queda pendiente, pues al admitir a trámite la demanda de amparo, la titular del Juzgado Noveno de Distrito de Amparo en Materia Penal del Distrito Federal fijó las audiencias para analizar las demandas presentadas por el Chapo para el próximo 10 de febrero.

El gobierno de Estados Unidos pide el traslado del capo para juzgarlo por delitos contra la salud, asociación delictuosa para distribuir cocaína, delincuencia organizada, lavado de dinero, homicidio y posesión de armas de fuego, entre otros.