La agresión de Fidel Kuri Grajales, diputado federal del PRI y dueño del equipo de futbol Tiburones Rojos de Veracruz, al exárbitro Edgardo Codesal, no es un tema legislativo ni político, sino estrictamente futbolero, estableció Jorge Carlos Ramírez Marín.

(Kuri Grajales) No puede renunciar a su calidad de diputado, pero en todo caso su actuación fue relacionada con el futbol, no con sus actividades legislativas’’.

Cuestionado sobre si el PRI no le sacará ni siquiera "tarjeta amarilla" al veracruzano, el vicecoordinador de la diputación federal priísta respondió: En términos futboleros, nosotros jugamos al Congreso y no tenemos nada que ver con futbol.

Así como los diputados no son moneditas de oro, dijo, los árbitros tampoco.

Simplemente se trató de un incidente entre dos personas: Kuri y Codesal, completó.

Cuando se preguntó al yucateco si la prepotencia de su correligionario, según las imágenes televisadas de la agresión a Codesal, corresponden a quien propuso desde la máxima tribuna de la Cámara Baja reformar la Ley General de Cultura Física y Deporte para incluir la promoción de la paz y prevenir la violencia en el deporte en México, acotó:

Tratándose de un tema futbolero él tiene que cuestionarse si es así como debe de actuar; en el caso del diputado, efectivamente tendrá que revisar la amplitud de su iniciativa, que abarca todos los ámbitos del deporte.

E insistió: No es un tema legislativo, es absolutamente futbolero. La tarjeta roja se la sacaron a un jugador de su equipo, no a otro diputado. No es un tema político, es de futbol’’.

En diciembre pasado, Kuri Grajales propuso desde la máxima tribuna del país incluir el fomento de la cultura de paz dentro de las atribuciones de la Comisión Especial contra la Violencia en el Deporte, en razón que es el organismo especializado para prevenir la violencia dentro del mismo’’.

[email protected]