El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó este martes que es una "vergüenza" que él y su entorno cercano fueran blanco de espionaje en el pasado, de acuerdo con una investigación publicada la víspera, pero dijo que no presentará ninguna denuncia por ese caso.

El primer mandatario dijo que no solo él fue blanco, sino su esposa, Beatriz Gutiérrez Mueller, sus hijos y hasta su cardiólogo.

Recordó desde Palacio Nacional, que “ha sido víctima de espionaje” desde los tiempos de Miguel Nazar Haro, titular de la Dirección Federal de Seguridad, quien ordenó en 1979 que agentes gubernamentales espiaran a López Obrador cuando era líder del Instituto Indigenista.

López Obrador resaltó que la administración que encabeza ya no espía ni a la oposición, ni a defensores de derechos humanos. Y señaló que no iba a instruir ni solicitar ninguna investigación sobre el caso. Las labores de inteligencia de las autoridades mexicanas apuntan al crimen organizado y no a adversarios del gobierno, aseguró este martes el presidente.

"Lo que hay de inteligencia tiene que ver con el combate al crimen, es para proteger a los ciudadanos, no para espiar a opositores, ni dirigentes políticos, dirigentes de partido, dueños de grandes empresas, a las iglesias", dijo el mandatario en su habitual conferencia de prensa.

Aunque el grupo de medios que indaga la trama asegura que la licencia de Pegasus en México expiró en 2017, López Obrador se comprometió a verificar que ninguna entidad siga operando con ese software. "No sé si pueda existir este contrato, lo voy a revisar (...). De lo que estoy seguro es que no se espía a nadie. Habría que ver quién lo tiene. Si existe el contrato, hay que cancelarlo, no creo que exista", indicó.

Familiares y colaboradores del presidente López Obrador habrían sido espiados telefónicamente entre 2016 y 2017 mediante el software Pegasus adquirido por el gobierno de la época, reveló este lunes un medio que investiga la trama.

Las interceptaciones con el software malicioso, suministrado por la firma israelí NSO Group, se produjeron cuando López Obrador lideraba la oposición al mandatario Enrique Peña Nieto (2012-2018), según el sitio web Aristegui Noticias.

Entre las personas cuyos teléfonos fueron intervenidos figuran Beatriz Gutiérrez Mueller, hijos, hermanos y hasta el cardiólogo del gobernante izquierdista -en el poder desde diciembre de 2018.

También la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, ministros y otros funcionarios del actual gobierno.

El diario británico The Guardian informó el lunes que el círculo más próximo al mandatario, periodistas y políticos, fueron objetivos potenciales de vigilancia por parte de un cliente gubernamental de la empresa israelí NSO Group entre 2016 y 2017, antes de llegara al poder. 

(Con información de Reuters y AFP)