Una zona económica especial (ZEE) es un área geográfica delimitada que ofrece un entorno de negocios excepcional con el objetivo de incentivar la inversión en dicha zona, teniendo miras a industrializarla

Busca hacer altamente competitivas a las empresas que operan en ellas, mediante medidas que suelen incluir incentivos fiscales, facilidades al comercio exterior, beneficios aduaneros, un marco regulatorio ágil y desarrollo de infraestructura .

En México hay regiones que, por diversas razones, entre las que destacan la falta de inversión en infraestructura, no han podido desarrollarse en términos económicos y comerciales.

Por ello, y con el objetivo de aumentar el bienestar en algunas de las regiones más rezagadas del país, en junio del 2016 se promulgó la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales, la cual “tiene por objeto regular la planeación, el establecimiento y la operación de Zonas Económicas Especiales para impulsar el crecimiento económico sostenible que, entre otros fines, reduzca la pobreza, permita la provisión de servicios básicos y expanda las oportunidades para vidas saludables y productivas, en las regiones del país que tengan mayores rezagos en desarrollo social, a través del fomento de la inversión, la productividad, la competitividad, el empleo y una mejor distribución del ingreso entre la población”.

El 29 de septiembre del 2017, se publicaron en el DOF los Decretos de Declaratoria de las ZEE de Puerto Chiapas, Coatzacoalcos y Lázaro Cárdenas–La Unión. En ellos contemplan beneficios a las inversiones: tasa 0% de ISR en los primeros 10 años y los siguientes cinco años de 50% y tasa 0% de IVA.

El concepto de ZEE no es nuevo. De acuerdo con el portal www.gob.mx/zee, en el mundo existen más de 4,000 zonas económicas especiales que representan más de 41% de las exportaciones mundiales, generan casi 68 millones de empleos y reciben 20% de la inversión extranjera directa.

En México, las ZEE estimularán la inversión y actividad económica a través de un paquete de incentivos en materia de ISR, IVA, cuotas obrero-patronales y el establecimiento de un régimen aduanero especial.

La banca de desarrollo juega un papel fundamental en el desarrollo de las ZEE. Desde sus inicios ue creada para proveer servicios financieros en sectores prioritarios para el desarrollo económico y que ha sido promotora del sistema financiero, del ahorro y de la inversión en proyectos industriales, de desarrollo rural, de vivienda e infraestructura, generando impacto regional.

*Carlos Ávila Beltrán es especialista en la Subdirección de Desarrollo de Productos y Servicios de FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

cavila@fira.gob.mx