Los representantes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) decían por ahí de abril del 2020 que una de las vacunas más avanzadas era la de Cansino Biologics del Instituto de Biotecnología de Beijing; fue junto con la de Universidad de Oxford (aliada con Astra Zéneca) de las que primero empezaron a desarrollarse en China.

Sin embargo, esa expectativa ante Cansino no se consolidó y 14 meses después, es la hora en que el organismo rector de la salud mundial no le da su aval a dicha vacuna china.

Pero ello no ha importado para México que después de China ha de ser el que más vacunas Cansino ha aplicado entre su población. De hecho empezó a ser probada en mexicanos aun sin tener la autorización de Cofepris y después en febrero ya la autorizó para uso de emergencia, el laboratorio Drugmex empezó a envasarlas en Querétaro y enseguida fue incluida dentro de la campaña de vacunación antiCovid.

A la fecha, conforme los reportes oficiales, ya hay aplicadas 7 millones de dosis de Cansino en mexicanos.

Hasta ahora son 7 vacunas autorizada a aplicarse en México:

Pfizer-BioNTech (de Estados Unidos), AstraZéneca (de Inglaterra pero fabricada en Corea del Sur y en India, y ahora ya envasada en México en el laboratorio Liomont), las chinas CanSino Biologics y Sinovac, la rusa Sputnik del Instituto Gamaleya, Covaxin (de India) y Janssen de Johnson & Johnson (Estados Unidos). Esta última fue recién autorizada y aun no llegan dosis al país. De la que tampoco han llegado, y conforme el subsecretario Hugo Lopez-Gatell no llegarán, es de la vacuna de la farmacéutica india Bharat Biotech.

De las inmunizaciones que más hemos recibido en México hasta ayer son: de Pfizer con 14.9 millones, de Astra Zéneca con 12.2 millones, Sinovac con 7 millones, Sputnik con 2.4 millones y Cansino con 4.6 millones de dosis.

Entre todas suman los más de 40 millones de dosis que han llegado al país, de las cuales se han aplicado menos de 31 millones. Es decir que la carrera va más veloz en la llegada que en el ritmo con que se están logrando aplicar y eso que ya se ha ido acelerando.

Entre Cansino y Sinovac recibimos 11.6 millones

Si sumamos las dos vacunas de China, tenemos que suman 11.6 millones entre ambas y representan más de una cuarta parte del total, ocupando el segundo lugar después de las de Pfizer.

Lo paradójico es la única de las chinas que no ha podido obtener el respaldo de la OMS. Ya le dio su aval a otras dos chinas: las vacunas Sinopharm y Sinovac. Ayer precisamente OMS autorizó el uso de emergencia para esta última, Sinovac. Por algo será que Cansino no lo ha conseguido. Su seguridad y eficacia se ha comprobado en los países donde se ha aplicado, pero entre el mundo científico ha surgido la duda de si verdaderamente es efectiva con una sola dosis o requerirá un segundo refuerzo.

Lo que es un hecho es que en este 2021 China se ha convertido en actor clave para vacunar a la población de países latinoamericanos.

Y es que una característica que hacen a las vacunas chinas más accesibles frente a otras vacunas, no es tanto su precio (que ha trascendido está en unos 30 dólares), sino que se pueden mantener entre 2 y 8 grados en refrigeración normal, lo que para América Latina es un factor importante dadas las temperaturas y las complejas orografías de los territorios de los países en la región.

Lo malo es que las autoridades chinas no han sido las más abiertas y no es que se tenga bastante información sobre sus vacunas. De las 3 vacunas -ni Cansino Sinovac ni Sinopharm- se han tardado en publicar ensayos clínicos de fase III en revistas especializadas reconocidas para ser revisada por la comunidad científica del mundo. Y esto deja abiertas incógnitas.

Sinopharm y Sinovac han compartido sus datos con OMS y por ello han recibido su respaldo.

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.

Lee más de este autor